“Los británicos ocupan el 52% del territorio marítimo argentino”

El Reino Unido ocupa 1.600.000 km2. En Malvinas operan empresas pesqueras que cada año extraen unas 250 mil toneladas. Responsable de la internacionalizacion de la pesca ilegal en el Atlántico Sur, debido también a las pésimas políticas argentinas. La ausencia de sanciones y la pesca argentina como acto de soberanía.

Lo afirmó el doctor César Lerena, especialista en Malvinas y Atlántico Sur, en diálogo con Ser Industria Radio. Indicó además que Reino Unido “en 1982 tenía 11.400 kilómetros de archipiélago ocupado, más tres millas marinas alrededor de las Islas y hoy tiene 1.600.000 kilómetros cuadrados”.

Asimismo, precisó que en Malvinas “operan empresas pesqueras que cada año extraen unas 250 mil toneladas, que significan mil millones de dólares por anuales” y agregó que en Argentina “tenemos 11% de desocupación y le regalamos a los países desarrollados nuestra mano de obra”.

Sostuvo que el Reino Unidos ha internacionalizado la ocupación porque “es responsable de que estén China, Corea, Taiwán, España y otros países en el Atlántico Sur. Esto se debe también a las pésimas políticas argentinas”.

Argentina no controla las aguas del Atlántico y hay una grave depredación en materia de pesca. ¿Cuáles serán las consecuencias?

El tema es muy amplio, voy a tratar de sintetizarlo. Argentina tiene un territorio marítimo de mayor tamaño que el continental. Su Zona Económica Exclusiva (ZEE), va desde las doce hasta las doscientas millas y desde la costa a las doce millas se denomina Mar Territorial. Es decir, la ZEE es más amplia que la parte continental. Esto se sabe poco y debería conocerse bien porque, Argentina por sus condiciones, es un país marítimo. A pesar de ello, estamos acostumbrados a conocer las virtudes del bife de chorizo, de nuestras carnes rojas y pocos saben que, desde hace 15 años, se exportan más productos pesqueros que cárnicos. Es una actividad industrial intensiva que ocupa mucho personal, pero lo valioso no es solamente la cuestión productiva, sino que, a través de la explotación pesquera, hace una ocupación marítima importante, más de la que se hace en materia de defensa, porque tiene muy pocos recursos para controlar ese territorio que supera los tres millones de km2. 

¿Qué pasa con la pesca ilegal?

Se viene desarrollando hace más de 40 años, en forma creciente y sostenida. Esto tiene que ver con las necesidades alimenticias del mundo y de los países desarrollados que, con buques subsidiados, vienen de doce, catorce mil millas al Atlántico Sur a llevarse los recursos. La información publicada, en general refiere a barcos pesqueros de origen asiático: chinos, coreanos, taiwaneses…también españoles, que pescan en forma furtiva alguna vez dentro de la ZEE. Pero los hechos más graves son, en primer lugar, que los argentinos conocemos muy bien que tenemos ocupado el archipiélago de Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, que alcanza a las 11.410 km2. Un territorio relativamente pequeño. No así el marítimo. El Reino Unido está ocupando 1.600.000 mil km2. Para que nos demos una idea de la magnitud de los espacios ocupados, equivalen seis veces la superficie de Francia, toda la Patagonia argentina, La Pampa, Mendoza, San Juan, Formosa, Jujuy, por citar provincias limítrofes. Son inmensamente más ricos que el inhóspito territorio de los archipiélagos. En el territorio marítimo y en la plataforma, hay petróleo, peces y moluscos, los conocidos calamares. Imagínense el escándalo que sería si nosotros tuviésemos ocupados esos territorios en el continente. Sin embargo, pasa desapercibido. Todo el mundo habla de Malvinas y lo que ocupan los británicos representa el 52% del territorio marítimo argentino. Allí ellos retiran y traen todos los años, a través de licencias pesqueras obviamente ilegales, embarcaciones españolas, sociedades españolas- británicas, empresas coreanas y taiwanesas, y algunas otras.

¿Sucede por incapacidad o desinterés de los funcionarios argentinos?

Hay de todo, porque es un territorio ocupado militarmente. Argentina no tiene capacidad para resolver ese problema. Si la tuviese, no sé cuál sería la experiencia. Está claro que la experiencia de 1982 fue traumática en condiciones muy desfavorables. Seguramente no se volvería a repetir. Pero, los distintos gobiernos no han demostrado capacidad, inteligencia, voluntad, perseverancia, imaginación para llevar adelante proyectos que tienen que ver con lo que están haciendo los británicos en Malvinas. Por ejemplo, los recursos en el Atlántico Sur por parte de embarcaciones extranjeras. En Malvinas estas empresas cada año extraen unas 250 mil toneladas, que significan un recurso económico del orden de mil millones de dólares por anuales. Los funcionarios argentinos deberían preguntarse o ratificar si Malvinas es Argentina. A mí no me cabe la menor duda, pero algunos funcionarios parecieron no entenderlo. Si usted retira mil millones de dólares por año de recursos pesqueros y los exporta, la pregunta es ¿por qué ningún funcionario de aduanas le ha reclamado el pago de los derechos aduaneros? Las empresas que están actuando con licencias ilegales hacen contrabando, partiendo de la base que es un territorio argentino, es un delito penal. ¿Se imagina que empresas argentinas radicadas en el continente estuviesen exportando mil millones de dólares por año y nadie le reclamase el pago de derechos aduaneros?

En segundo lugar… ¿Por qué el secretario de Malvinas, funcionarios de la Cancillería y el subsecretario de Pesca no han colocado nunca multas a esos buques? Argentina tiene capacidad técnica suficiente para saber cuáles son los barcos, cuánto capturan, etcétera. Por lo tanto, si aplicase y los funcionarios tienen una obligación de hacerlo, la Ley 24922, que es la Ley Federal de Pesca, tendrían que multarlos todos los años, después veremos si los empresarios pagan. 

¿Cree que el Reino Unido atendería ese reclamo?

Lógicamente puede que al Reino Unido no le interese el tema, ni va a atender el reclamo. Pero a los empresarios sí, porque a ninguna empresa le interesa tener semejante presión económica y penal sobre sus espaldas. Entonces he dicho dos cosas y podría decirle unas cuantas más. Argentina tiene que salir a pescar a alta mar todos los buques congeladores poteros y arrastreros, eso generaría una presión importante y sería una demostración del estado ribereño que es Argentina. Sería muy interesante también hacerlo con Uruguay, que ocupamos una zona común pesquera entre ambos países. También demostraría la voluntad de ocupar los espacios propios ir a la pesca los recursos migratorios. Porque, cuando se habla de pesca ilegal, en términos generales, se interpreta que la pesca es dentro de la ZEE, de la milla doce a las doscientas. Eso involucra a Malvinas, que está dentro de nuestra zona, pero no involucra a la alta mar. ¿Qué pescan en alta mar? Los recursos migratorios argentinos. Es absurdo que mientras en la ZEE esos recursos son de dominio del Estado Nacional por el hecho de transponer una línea imaginaria de las doscientas millas, pierda la titularidad. Además, la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar deja claramente de manifiesto en distintos artículos, que la libertad de pesca no implica depredación. Un recurso migratorio es aquel que, por razones biológicas, climáticas, de alimentación, migra hacia un lugar, pero luego regresa al origen, hace un ciclo biológico. Es decir, no hay duda que esos recursos migratorios son argentinos, pero en general, la Cancillería y muchos funcionarios, inclusive algunos de control de la Armada y la Prefectura, piensan que sus obligaciones terminan en las 200 millas.

Es un tema que Argentina tiene que discutir seriamente y buscar de acordar con esas empresas que pescan en altamar, porque así lo dice la Convención de Naciones Unidas. Es inadmisible que la Argentina, concretamente, no haya buscado mecanismos para acordar con esas empresas y quiero destacar muy especialmente a las españolas, cuya situación es más grave aún. 

¿Por qué?

Siempre se habla de las chinas, se omiten muchas veces las coreanas y taiwanesas que son también importantes, se habla mucho que depredan, pescan en forma ilegal, tienen trabajadores en forma esclava, que están subsidiadas. Pero lo de las españolas es más grave, porque han reconocido la soberanía argentina en Malvinas. Entonces no se puede entender cómo hacen pesca ilegal en Malvinas y cómo la Cancillería no ha hecho realmente más que un reclamo formal. Es inadmisible que, habiendo reconocido la soberanía argentina en Malvinas, 100 buques por año pesquen ilegalmente, en su mayoría son gallegos. La situación de España y de esos barcos es gravísima y la inacción de la Cancillería argentina es igualmente grave. Porque extraen un recurso argentino, que actúa biológicamente sobre la totalidad de la biomasa argentina, depredan un recurso y causan daño al ecosistema; compiten en el mismo mercado, porque nosotros somos exportadores a España del producto pesquero; hay empresas españolas radicadas en Argentina que pagan impuestos y lo más grave es que esas empresas están consolidando la presencia británica en Malvinas, al constituir sociedades mixtas.

Se ha hablado mucho de que por el Brexit van a tener que pagar aranceles y eso no va a ser así, porque el origen de los productos se da con la bandera del buque entonces los productos van a entrar a Europa con bandera española. Es muy posible que hagan una simple triangulación del Reino Unido a Europa, podrá generarle algunas negociaciones, alguna pérdida de algún punto, pero nada que pueda complicarle la cuestión. Con esto concluyo que los españoles, que por ahora son simples licenciatarios, toman licencias británicas, o del gobierno ilegal en Malvinas. A ellos no les interesa el desarrollo industrial en Malvinas, sino llevar la materia prima sin elaborar. Entonces hacen la transformación en España. Los británicos están haciendo lo que pudo haber hecho Argentina hace dos siglos: exportar ganado en pie, es decir, le está regalando la mano de obra a Europa como le estamos regalando a nosotros los argentinos. El 60% de nuestras exportaciones es sin valor agregado.

Nuestro problema es que tenemos 11% de desocupación y le regalamos a los países desarrollados nuestra mano de obra y, entonces, acá si los españoles empezaran a desarrollar industrias en Malvinas nuestra situación sería mucho más grave aún, porque ahí sí se consolidaría una actividad industrial en Malvinas y, entiendo yo que con eso daría para sustentar tranquilamente el desarrollo económico de las islas.

¿Pudo hablar esto con el canciller Felipe Solá? 

Lo he conversado al principio y además todos los artículos que escribo los reciben el secretario de Malvinas, Daniel Filmus, el subsecretario de Pesca Carlos Liberman, el canciller Felipe Solá y un montón de funcionarios. Saben que se está produciendo contrabando en Malvinas. Quiero entender que la presidenta de la AFIP o el Administrador General de la Aduana, intervendrán, porque no se pueden exportar del territorio argentino mil millones de dólares todos los años sin pagar derechos aduaneros. ¿Se imaginan una PyME argentina exportando 2.000 millones de dólares sin pagarlos?

Usted afirmó que, con la política actual, Argentina no va a recuperar Malvinas ¿Cuál sería la política que debería aplicarse?

Como ya he dicho, Argentina tiene dos herramientas, pero le podría decir diez más. Debe colocar en crisis a Malvinas. Ahora admite que vaya este avión de Lufthansa. Si uno lo ve es casi inocuo, son investigadores que van a la Antártida y la Cancillería ha salido a decir que Alemania o una empresa, ha pedido autorización para volar en el espacio aéreo argentino, cosa que es obligatorio por un decreto que se dictó en el año 2010. Sería bastante más razonable que el avión bajara en Ushuaia. Personalmente creo que el pacto de Foradori Duncan, que habilitó los vuelos aéreos a San Pablo, uno de los más graves firmados en los últimos años, es un hecho de una connotación económica importantísima. Este gobierno ha suspendido ese vuelo, creo que lo tiene que cancelar directamente, porque abrirle la puerta San Pablo es abrirla al mundo. Tiene 30 millones de consumidores abc1, lo que nosotros no tenemos en todo el país. Es un mercado suficientemente grande para que Malvinas deje todos sus productos en San Pablo y Gran San Pablo. Además, es la apertura a la red de aprovisionamiento, el armado de los buques, del cambio de tripulación, etcétera. 

¿Cuáles son las restricciones al tránsito desde y hacia las islas?

No todo transporte puede transitar con destino a Malvinas porque la convención en las Leyes del Mar refiere a un tránsito pacífico. Y el traslado de mercaderías hacia y desde ese territorio ocupado no lo es. Es como si en plena guerra se dejara pasar al enemigo los camiones que hacen la logística. Acá pasa exactamente lo mismo. Argentina ha reiterado en estos últimos años que no tiene hipótesis de conflicto, yo creo que sí. ¿Cómo no va a tener esta hipótesis cuando hay 1.600.000 mil kilómetros cuadrados ocupados? Lo que ha pasado todos estos años, se debe a la fórmula del paraguas y los acuerdos de Madrid, de los que todos hablan mal, pero nadie los deroga.

Lo mismo ocurre con el pacto de Foradori-Duncan y la ley de protección de los intereses británicos. Nosotros podemos reformular el acuerdo de Madrid, por lo pronto poniéndole fecha de vencimiento. De todas maneras, confieso que los británicos no se van a sentar a conversar jamás en esta condición de debilidad argentina donde todo se concede, donde se les hace absolutamente fácil. No estoy en la posición de no negociar con los británicos, digo que ellos no van a hacerlo. Desde que se firmaron los acuerdos de Madrid, Argentina lo único que ha hecho fue ceder territorios, recursos. La resolución 31/49 de las Naciones Unidas dice claramente que dos Estados en disputas no pueden modificar el estatus y el Reino Unido en el año 1982 tenía 11.400 kilómetros de archipiélago ocupado más tres millas marinas alrededor de las Islas y hoy tiene 1.600.000 kilómetros cuadrados. ¿Han avanzado o no? Además, han internacionalizado la ocupación, porque Reino Unidos es responsable de que estén China, Corea, Taiwán, España y otros países en el Atlántico Sur. Esto se debe al Reino Unido, Gran Bretaña y las pésimas políticas argentinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s