Video y denuncia de tripulantes: descarte indiscriminado de empresa El Marisco

Vergüenza: los que ensucian al sector pesquero por Karina Fernandez (Revista Puerto)

“Latitud 41º 59’ Sur, longitud 61º 05’Oeste”, allí se encontraba el barco El Marisco II al momento de que se filmara desde su interior el descarte indiscriminado y vergonzoso de merluza y langostino que debían realizar los tripulantes. Los mismos que lo denunciaron.

Video publicado por “Marinos, historias y vivencias

Las imágenes del video que los tripulantes de El Marisco II publicaron en las redes sociales esta semana, exhiben la impunidad e irresponsabilidad con la que se manejan algunos empresarios. Merluza y langostino de talla comercial son arrojados al agua. No hay control, no hay inspector a bordo, ni observador, mucho menos cámaras de monitoreo. El Estado ausente en alta mar.

Es conocido en el ambiente pesquero que Antonio Di Leva, el propietario de la empresa El Marisco, exige a sus tripulaciones que solo llenen las bodegas de merluza adulta de las tallas más grandes. Una habladuría que esta semana dejó de serlo para transformarse en la verdad más obscena.

Cansados de ser parte de la depredación, los tripulantes de El Marisco II hizo público un video en las redes sociales donde se exhibe el descarte indiscriminado de merluza hubbsi y langostino. En el propio relato del tripulante surge la posición geográfica en la que se encuentran y el asombro y hastío de ellos mismos, obligados a depredar.

“Así es como tiramos langostino al agua, tenemos tanta riqueza que la tiramos, es increíble lo que pasa, esto no se ve en ningún lado. Langostino, merluza, así estamos tirando la riqueza del mar porque el empresario no quiere que le llevemos langostino”, se escucha decir al tripulante que registró las imágenes.

Sin duda esta tripulación merece un reconocimiento por su valentía, por exponer a su empleador con el fin de defender los recursos de nuestro país, y un castigo ejemplar al empresario irresponsable y criminal desde el punto de vista ambiental.

Di Leva no solo le exige a su tripulación descartar langostino sino también la merluza que no cumple con sus exigencias de tamaño. Algo que, tras la evidencia, podemos confirmar que viene ocurriendo desde hace años, como se comentaba.

De qué forma Di Leva y la firma El Marisco van a compensar el daño que le han generado no solo al ambiente, sino al sector, exhibiéndolos como piratas irresponsables ante el mundo; cuando la mayoría hace grandes esfuerzos por cambiar no solo una mentalidad sino una forma concreta de trabajar.

Estas lamentables noticias manchan a todo un sector que pretende operar bajo parámetros de sustentabilidad, que financia campañas de investigación para un mejor aprovechamiento de los recursos e intenta trabajar de forma cercana con los investigadores para evitar una depredación que condenaría el negocio de la pesca a futuro.

El Estado estuvo ausente durante todos los años que este empresario lleva realizando prácticas obscenamente depredatorias, permitiendo que este barco y todos los que son propiedad de empresa hayan violado la Ley de Pesca de forma escandalosa. Los funcionarios de la Subsecretaría de Pesca y la Dirección de Gestión y Fiscalización no solo tienen la obligación de penar al reo sino de revertir el descontrol que evidentemente reina a bordo de algunos buques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s