La utilización de barcos como centrales nucleares

Rusia ya tiene la única planta nuclear flotante operando en el mundo y proyecta construir cinco más. Estados Unidos y China planean la instalación de barcos con la misma función en alta mar y una empresa con sede en Dinamarca ofrece la construcción de estos buques a otros países.

El barco Akademik Lomonosov en Pevek, Rusia

En los últimos tiempos, ante la crisis energética mundial, se plantean nuevos sistemas para su abastecimiento, entre las opciones esta el empleo de barcos convertidos en centrales nucleares.

La estatal rusa de energía nuclear, Rosatom, puso en operación industrial en agosto de 2019 la única central nuclear flotante del mundo y planea la construcción de otros cinco buques para la misma función al norte y noreste de Rusia.

El Akademik Lomonosov es un barco de 144 metros de eslora, 30 de manga y 21.000 toneladas de peso. Siendo la undécima planta de energía nuclear en operación industrial de Rusia. Según la compañía la central Akademik Lomonoso cumplió todos los requerimientos y las normativas y estándares vigentes, incluyendo los requisitos sanitarios y epidemiológicos, ambientales y de incendios, para este tipo de plantas. Su objetivo es abastecer de energia a las zonas más remotas del oriente y norte de Siberia y posee la capacidad de satisfacer las necesidades energéticas de 100.000 personas, y a los cordones industriales y plataformas petroliferas. Además de la necesidad de energía para la exploración y explotación de combustibles fósiles en el mar ártico.

La estatal rusa Rosatom abastece a 73 reactores de potencia de 13 países, los reactores de investigación en 8 países y las naves de propulsión nuclear de la flota nuclear rusa. Cada sexto reactor nuclear del mundo funciona con el combustible fabricado por la empresa.

En Argentina operan tres centrales nucleares: Atucha I, Atucha II y Embalse. Entre todas aportan cerca del 6% de la energía total producida en el país (a nivel mundial la energía nuclear provee más del 10%, aunque hay países, como Francia, que obtienen un 75% de su energía de reactores nucleares).

Además de Rusia, los proyectos de Estados Unidos y China son desarrollados por organismos o empresas estatales. En cambio, en Dinamarca se trata de una multinacional con el objetivo de vender el proyecto a otros países.

El primer barco de actividad como planta de energía nuclear fue de Estados Unidos. El Sturgis, un buque que había sido originalmente un barco de la Segunda Guerra Mundial llamado SS Charles H. Cugle, el cual operó estacionado en el Canal de Panamá desde 1968 hasta 1976.

El Sturgis de Estados Unidos operó en Panama desde 1968 a 1976.

Ahora, Estados Unidos a través del Departamento de Ciencia y Energía Nuclear apunta a la construcción de estos barcos con reactores nucleares en alta mar, construidos sobre plataformas flotantes, amarradas en aguas profundas a varias millas de la costa. Esto, explican le otorga varias ventajas contra terremotos, tsunamis y derrumbes. 

Proyecto del Departamento de Ciencia y Energía Nuclear de Estados Unidos

Tambien en China, la empresa estatal Shipbuilding Industry Corporation, las embarcaciones se están desarrollando con el objetivo de proporcionar electricidad a proyectos de construcción en alta mar.

Proyecto de la estatal China Shipbuilding Industry Corporation

Para 2025, empresa Seaborg Technologies, con sede en Dinamarca, también busca construir centrales nucleares económicas como alternativa a la quema de combustibles fósiles, a través de un barco con una central nuclear a bordo.

Barcos con centrales nucleares
Barcos con centrales nucleares de la empresa Seaborg

La principal diferencia con el resto de los proyectos, la empresa danesa propone que estos barcos tengan motores capaces de desplazarse por sí mismos.

Este tipo de barcos con reactores de sal fundida, informan puede estar anclado a puerto y generando electricidad durante 24 años, a alrededor de 200.000 hogares, con los mantenimientos propios de cualquier reactor nuclear de este tipo. Seaborg espera abrir la ventana de pedidos de barcos con reactores nucleares en 2022 que serán construidos en un astillero de Corea del Sur.

Para la empresa Seaborg, la operación de este tipo de puertos necesita de una infraestructura más o menos compleja. Un puerto seguro y resguardado del oleaje y de las tormentas marinas.

Con respecto a los riegos, si bien el peligro de accidente nuclear relacionado con la operativa del día a día es bajo, existen otros agentes externos que suponen un riesgo extra. Mientras las centrales nucleares en tierra firme implican un estudio geológico importante, el mar es menos previsible. Distintas organizaciones ambientales han condenado el uso de barcos como centrales nucleares, cuestionando la seguridad de este tipo de energía a bordo por los peligros que supondría algún incidente maritimo o un colapso de la estructura y el contacto con el agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s