El FMI y los Estados Unidos “en alerta” por el futuro de la hidrovía

La misión del FMI que recientemente visitó la Argentina puso en su agenda, la nueva sociedad estatal de la hidrovia y la futura licitación. La UIA, busca evitar una presencia activa del Estado y apoya la continuidad de la actual concesionaria, la belga Jan De Nul. Estados Unidos preocupado por una posible presentación en la licitación por parte de China.

La misión del Fondo Monetario Internacional que visito la Argentina dias atrás, interrogó a algunos de sus interlocutores por el Acuerdo Federal de la Hidrovía Paraguay-Paraná que anunció el presidente Alberto Fernández.

La directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental del organismo multilateral de crédito, Julie Kozack, y Luis Cubeddu, jefe de la misión para Argentina, trasladaron la inquietud por el futuro de la hidrovía, a los directivos de la Unión Industrial Argentina (UIA). Entre los industriales estaban presentes el titular de la entidad, Miguel Acevedo; los vicepresidentes, Daniel Funes de Rioja y Luis Betnaza; y su director ejecutivo, Diego Coatz.

La hidrovia simboliza el motor de la principal actividad generadora de dólares para el país, por donde circulan unos 4.000 buques cada año y, sale más del 80 por ciento de la cosecha argentina.

La UIA presentó días atrás al ministro de Transporte Mario Meoni un informe sobre cómo debería ser el manejo de la hidrovía. La central empresaria quiere evitar una presencia activa del Estado.

Los técnicos del FMI preguntaron a los industriales si tenían novedades de cómo funcionará la nueva gestión de la hidrovía que, según el convenio firmado por Meoni y los gobernadores, controlará la sociedad del Estado Administradora Federal Hidrovía, que estará integrada por el Estado Nacional con una participación del 51 % del capital social y un 49 % por las 7 provincias involucradas.

Los empresarios señalaron al FMI que la empresa belga Jan De Nul, actual concesionaria desde la época del menemismo, reúne los requisitos.

Al FMI le preocupa la posibilidad que una empresa china se adjudique la operatoria de la arteria fluvial más importante de Sudamérica.

Sin ofrecimiento oficial hasta el momento, ha trascendido que el país oriental busca su Ruta de la Seda en el polo exportador. EE.UU. ya advirtió y ahora el FMI y empresarios desconfían.

La interesada sería la empresa china Shangai Dredging Company (SDC), subsidiaria de la gigantesca estatal China Communications Construction Company (CCCC).

El temor de los Estados Unidos y el FMI, es que no se trataría de cualquier empresa que sólo pretende hacer diferencia con el enorme negocio cautivo: su interés tiene implicancias en el comercio mundial y en la geopolítica. Por eso, al habitual lobby en este tipo de negocios, se le suma la más alta diplomacia y hasta la mirada filosa del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A poco tiempo de asumir Mauricio Macri el gobierno, la compañía china lo tentó con una tarifa de peaje muy menor. El intento no prosperó, pero la paciencia es el máximo capital chino. La idea de dragar y mantener el río del polo aceitero más grande del mundo bien podría encajar en el interés de la llamada Ruta de la Seda, el megaproyecto global de China con inversiones en infraestructura para sellar vínculos económicos y comerciales.

La tensión entre los Estados Unidos y China es un factor que pesa en este tipo de temas y tendría efectos inmediatos en Washington en caso de que la compañía china compitiera y, más, si ganara la licitación en esta zona de influencia. Según contó Julie Kozack, la número dos para el Hemisferio Occidental del FMI, en su visita de esta semana al país para desandar el pago de los 44.000 millones de dólares, hizo sugerentes preguntas sobre la factibilidad del esquema estatal que quiere Fernández y también por el posible avance chino. 

Menos protocolar fue el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien, consagrado su estilo a lo Trump, a fines de agosto agitó en un comunicado: “No se debe permitir que la República Popular China utilice CCCC y otras empresas estatales como armas para imponer una agenda expansionista”. Hasta la acusan de construir y militarizar islas artificiales.

Estados Unidos presiona a la Argentina por el control de la Hidrovía Paraná Paraguay

China ya tiene un enclave de peso en la Hidrovía a escasos kilómetros de Rosario con la planta COFCO (China National Cereals, Oil & Foodstuffs), el trader y procesador de granos y biodiesel que lidera el ránking exportador en Argentina por sobre los gigantes ADM, Cargill y Bunge. En la campaña 2018/19, exportó ocho millones de toneladas, el 15% de las operaciones. Su explosión comercial llegó al comprar la totalidad de Nidera y Noble. Con una desconfianza prematura, en el sector agroexportador especulan sobre algún eventual privilegio para la dupla china.

Además de la china Shangai Dredging, hay otras cuatro posibles empresas dragadoras con capacidad para hacer este tipo de trabajo en la Hidrovía. Se destacan las europeas de los Países Bajos Dredging International, del grupo belga Deme. Otra belga es Jan de Nul, que opera la Hidrovía desde hace 25 años. Las otras gigantes son las holandesas Royal Boskalis Westminster y Van Oord. 

Fuentes: Guido Carelli Lynch / Facundo Borrego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s