La guerra geoestratégica por el control mundial de la pesca entre EE.UU. y China

Un conflicto por los recursos pesqueros de las naciones

La lucha por el control de los recursos pesqueros en el mundo, es otro de los puntos de mayor conflicto en la guerra comercial entre los Estados Unidos y China. Donde también actúan los intereses de la Union Europea y cámaras empresarias a través del lobby de las Organizaciones Regionales de Pesca (OROP), para el control e influencia en las Zonas Económicas Exclusivas de los países de Sudamérica.

Luego de la alarma internacional por la presencia de una enorme flota de pesqueros chinos operando, desde el 13 de julio al 13 de agosto, al borde de la zona económica exclusiva de las Islas Galapagos en Ecuador. Estas últimas semanas, se difundió la noticia de que esta misma flota, luego de pasar por Peru, estaría poniendo proa a aguas circundantes chilenas, para después pasar a la zona limítrofe argentina.

Si bien, lo que hace la flota pesquera china en las aguas internacionales no es ilegal. Las ilegalidades comienzan cuando se viola la zona económica exclusiva, cosa que ya ha sucedido, como quedó registrado en Argentina este año cuando alrededor de 100 buques cruzaron la ZEE, o bien si se capturan especies protegidas, como se teme, pudo haber ocurrido en los alrededores de las Galápagos.

El trasbordo, tambien es una actividad permitida, aunque las organizaciones ambientalistas consideran que podrían ser la forma en la que los barcos descargan sus capturas y continuan la actividad pesquera sin entrar en ningún puerto.

Según comentó a Infobae, César Astete Durán, Director de Campañas de Pesquerías de la ONG de conservación marina Oceana, cuando comenzó el monitoreo en el mes de julio pasado, identificaron cerca de 300 naves pero, actualmente, se contabilizan solo 126, sostiene que casi 200 buques desaparecieron de sus controles. “Es probable que estén apagando sus sistemas de identificación automática” con el objetivo de no ser detectados, advirtió.

Por su parte, Marla Valentine, Analista de Pesca Ilegal y Transparencia de la oficina de Oceana en Estados Unidos, señalo que otro elemento surgido de la observación es que existe una mayor cantidad de transbordos en el último mes, lo cual podría ser un indicador de que los barcos han aumentado su esfuerzo pesquero a medida que navegan hacia el sur.

Oceana hace su monitoreo de aguas regionales a través de Global Fishing Watch. Una alianza entre Oceana, Skytruth y Google.

Consultado sobre cuál es la autoridad que debería hacer cumplir las legislaciones internacionales vigentes en esas áreas protegidas, Astete Durán defiende que son las organizaciones regionales de pesca las que tienen el mejor modelo de administración de pesquerías. “Estas instancias permiten que los países acuerden las medidas de administración y el seguimiento científico de los stocks”, añade.

Las organizaciones regionales de pesca (OROP), son organizaciones internacionales de países que tienen intereses pesqueros en una zona determinada. Estas organizaciones están abiertas tanto a los países de la región dueños de los recursos (estados ribereños), como a los que tienen intereses en sus caladeros. Algunas de estas organizaciones están facultadas para establecer límites de capturas y esfuerzo pesquero, medidas técnicas y obligaciones de control.

Causalmente, estas medidas de aguas abiertas de ZEE, son las que impulsan países de la Union Europea y Estados Unidos, sobre todo para el cono sur. Junto a algunas ONG, cámaras empresarias y socios locales.

La trampa de la Pesca Ilegal: Depredacion China, intervencionismo privado o internacionalizacion de los mares

El 17 de septiembre, el Servicio de la Guardia Costera de Estados Unidos, afirmó que “encabeza un esfuerzo mundial para poner fin a la pesca ilegal en todo el mundo”.

La Guardia Costera de Estados Unidos patrulla el océano Pacífico desde el 13 de marzo, afirma que “combate la pesca ilegal con una aplicación de la ley más selectiva y basada en información de inteligencia”.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a través de inversiones, ya tiene influencia en más de una docena de países. USAID, dice apuntar a la vigilancia de las capturas. Sin embargo, los Estados Unidos es uno de los cuatro mayores paises receptores de peces capturados por pesca ilegal y trabajo esclavo, junto a la Unión Europea, Rusia y Uruguay.

La estrategia de la Guardia Costera afirman, es tener el control sobre la pesca ilegal, en todo el Hemisferio Occidental y el Pacífico Sur, alrededor de Oceanía, en el Pacífico Norte y alrededor de las naciones insulares del Pacífico, así como en la costa de África.

Entre las naciones asociadas a esta estrategia de los Estados Unidos, están Japón y Corea del Sur, dos de las naciones que componen el grupo de los cinco países que lideran la actividad pesquera ilegal, junto a China, España y Taiwán.

El año pasado, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos anunció que los barcos pesqueros chinos que operan con fuerte presencia en el Mar de la China Meridional, son una “milicia maritima” y que serían tratados como “buques de guerra”, lo cual evidenció el aumento en las tensiones en la estratégica zona marítima.

El Pentágono de Estados Unidos, los describe como la “tercera fuerza naval” de China, que actuan en coordinación con las Fuerzas Navales y la Guardia Costera de China. Si bien Pekín niega las acusaciones, los Estados Unidos insisten en que estos barcos de pesca son elementos militares. Sin embargo, no se ha encontrado evidencia concreta de que estos barcos de pesca hayan sido “armados”. Por lo tanto, considerar tales barcos como “buques de guerra” parece ser una evaluación que va más allá de su propósito.

De todas maneras, más allá de los intereses geoestrategicos políticos y comerciales entre las potencias, la influencia negativa en la depredación que realiza la flota pesquera china en gran parte del mundo se ha convertido en las últimas décadas en un grave problema para los países costeros.

Unas 17 mil embarcaciones chinas se encuentran en este momento en aguas internacionales en distintos puntos del planeta. La magnitud da cuenta de la dimensión de un negocio que no siempre respeta las normas vigentes: China ocupa el último lugar en el Índice de Pesca Ilegal, no Declarada y no Reglamentada (INDNR).

En los últimos años su flota se ha visto constantemente implicada en actividades de sobrepesca, captura de especies en peligro, violación de jurisdicciones de países, alteraciones de documentación de pesca y trabajos forzados.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su informe SOFIA 2020, de junio de este año, determinó que en el año 2018 la producción total de la pesca de captura alcanzó el nivel más alto jamás registrado con 96,4 millones de toneladas. La cifra representó un incremento del 5,4% respecto al promedio de los años anteriores.

El aumento fue impulsado principalmente por la pesca de captura marina, con una producción que aumentó a 84,4 millones de toneladas en 2018, en comparación con 81,2 millones en 2017. El 78,7 por ciento de los desembarques tuvieron como origen reservas biológicamente sostenibles.

El dato preocupante es la reducción del porcentaje de poblaciones de peces que se encuentran dentro de niveles biológicamente sostenibles. Se pasó del 90% en 1974 al 65,8% en 2017, lo que marca un descenso en la sostenibilidad de las pesquerías de captura marina del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s