Lo que conviene saber hoy sobre suspensiones laborales

El Gobierno prohibió por 60 días los despidos sin causa, como también las cesantías y suspensiones por fuerza mayor y falta o disminución de trabajo, exceptuando de la prohibición a las suspensiones en los términos del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT).

No hay obligación de la empresa de pagar salarios cuando hay suspensiones económicas, salvo en virtud del 223 bis (LCT), que admite el pago de una suma no remunerativa en compensación por suspensiones de la prestación laboral. Sean éstas pactadas individual o colectivamente u homologadas por la autoridad de aplicación. La norma habla de compensar la suspensión de la prestación: y no cualquier suma de dinero compensa la pérdida del salario, sino una suma similar pero en este caso no remunerativa.

Esta es la excepción que admite el Gobierno a la prohibición: suspensiones pero con salarios. El art. 98 de la ley 24.013 dice que previo a la comunicación de suspensiones, por razones de fuerza mayor o causas económicas, que afecten a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores; a más del 10% en empresas de entre 400 y 1.000 trabajadores; y a más del 5% en empresas de más de 1.000 trabajadores, deberá sustanciarse el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC ).

Allí se abrirá una instancia de negociación colectiva en el Ministerio de Trabajo entre la empresa y Sindicato. El decreto 265/2002 agrega que previo a la comunicación de medidas de suspensión por causas económicas o falta o disminución de trabajo, en empresas que no alcancen los porcentajes fijados para el PPC, los empleadores deberán seguir el procedimiento del Decreto 328/88. El mismo dice que los empleadores, antes de disponer suspensiones por causas económicas a la totalidad o parte de su personal, deberán comunicar tal decisión al Ministerio de Trabajo y al sindicato. El Ministerio podrá disponer las audiencias que considere necesarias para lograr soluciones de común acuerdo entre el empleador y las asociaciones sindicales. No hay suspensiones por causas económicas – ya sea en el marco del 223 bis (LCT) o no-, sin previa intervención del Ministerio de Trabajo y negociación con la organización sindical. Si no hay PPC o decreto 328/88 las suspensiones no tienen efecto. En este sentido la negociación de toda suma compensatoria se negocia colectivamente desplazando el pacto individual con el patrón. Es el ámbito de la negociación colectiva el que permite salidas alternativas entre las partes o propuestas por el Estado.

Las suspensiones por causas económicas no son válidas fuera del marco del PPC o el decreto 328/88. Es decir sin ser negociadas con el sindicato y en el Ministerio de Trabajo.

La negociación colectiva implica en cada caso el derecho a la información sobre si están en crisis o no. Las sumas acordadas deben compensar el salario, sólo que no tendrán carácter remuneratorio.  En letras más simples: si voluntariamente se ‘apura’ a un trabajador a firmar un acuerdo que no respeta estas pautas y determina la baja del salario hay un paso preciso, legal e indicado. Consultar al delegado/delegada, el Sindicato o al Ministerio de Trabajo.

La salida es colectiva.

Luis Roa, Secretario académico de Relaciones del Trabajo (UBA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s