Tres crímenes ambientales le cuestan al planeta hasta dos billones de dólares al año

La pesca ilícita, la tala ilegal, el tráfico de especies no sólo agotan los recursos naturales del mundo y privan a los países de ingresos, sino que merman los servicios ecosistémicos que ofrece la naturaleza.

En este documento se estimó que el costo anual de dichas actividades ilegales alcanza la impresionante suma de entre USD 1 billón y USD 2 billones. Más del 90 % de estas pérdidas proviene de los servicios de los ecosistemas que proporcionan los bosques, la vida silvestre y los recursos costeros, y que actualmente no tienen un precio de mercado, como el almacenamiento de carbono, la biodiversidad, la filtración de agua y la retención de inundaciones.

Esta disfunción del mercado plantea un desafío normativo importante para los esfuerzos de conservación de la biodiversidad mundial. Los Gobiernos de los países de origen deben captar los beneficios financieros para conservar los ecosistemas mundiales y promover la tala y la gestión forestal legales y sostenibles, la pesca legal y el comercio de vida silvestre, y así mejorar los medios de subsistencia locales y aumentar los ingresos fiscales correspondientes.

El Banco Mundial también estimó que los países pierden hasta 12 mil millones de dólares en ganancias fiscales que no son recolectadas en estas tres actividades ilícitas.

Conservar estos servicios es fundamental para avanzar hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Las actividades ilegales socavan nuestra capacidad de conseguir muchos de los ODS, especialmente aquellos que dependen de conservar la biodiversidad y limitar el cambio climático. Ello incluye objetivos sobre pobreza, hambre, salud, agua y saneamiento, ciudades y comunidades sostenibles, acción climática, vida submarina y vida terrestre. Esto es especialmente el caso en los países de ingreso bajo, donde los medios de subsistencia dependen del capital natural de manera desproporcionada. En estos países, los Gobiernos renuncian, según el último informe, a entre USD 7000 millones y USD 12 000 millones anuales en posibles ingresos fiscales.

Además del problema de las deficiencias del mercado, la tala de árboles, la pesca y el comercio de vida silvestre ilegales se ven facilitados por la corrupción sistemática y la gobernanza deficiente en los sectores público y privado.

Este comercio ilegal transnacional y multimillonario es operado por organizaciones criminales internacionales y está a la par —en términos de alcance e ingresos— con el tráfico de personas y de drogas.

Si bien los crímenes ambientales son tan exitosos como las drogas, a nivel mundial los esfuerzos para detenerlos son mínimos en comparación con otras actividades ilícitas.

 

Por ejemplo, el Banco Mundial señala que 67 países de África y Asia invierten 260 millones de dólares al año en combatir el tráfico de especies, mientras que sólo Estados Unidos dedica 30 mil millones de dólares para el control de drogas.

En otras palabras, el presupuesto de un país para combatir las drogas es más de 100 veces más grande que el de 67 países para ir contra el tráfico de especies.

Además, los crímenes ambientales son facilitados por la corrupción sistemática y una débil gobernanza en los sectores públicos y privados, señala el reporte del Banco Mundial.

Las medidas que se plantean son:

  • Reconocer que el comercio ilegal a gran escala de los recursos naturales es tan grave como el crimen organizado transnacional.
  • Cambiar los incentivos y comportamientos que impulsan la comercialización de especies de vida silvestre y productos forestales y pesqueros obtenidos ilegalmente.
  • Aumentar el financiamiento y permitir a las alianzas público-privadas abordar el comercio ilegal de recursos naturales.
  • Fortalecer la gobernanza y establecer un entorno comercial, legal y fiscal que respalde el comercio legal de especies de vida silvestre, pesqueras y forestales que no estén en peligro de extinción para promover medios de subsistencia sostenibles.
  • Poner a las comunidades locales, especialmente a los pueblos indígenas, en el centro del diseño y la implementación de soluciones para compartir los beneficios derivados de la gestión de los activos naturales y la lucha contra las actividades ilegales.
  • Adoptar estrategias nacionales para enfrentar las actividades ilegales en toda la cadena de suministro.
  • Captar los beneficios derivados de servicios de los ecosistemas mundiales, como el almacenamiento de carbono y la biodiversidad.

Illegal Logging, Fishing and Wildlife Trade: The Costs and How to Combat It (Los costos de la tala de árboles, la pesca y el comercio de vida silvestre ilegales, y cómo combatirlos ) (PDF, en inglés)