Áreas Marinas Protegidas y Reservas Marinas, soluciones al agotamiento de los recursos

El ecosistema oceánico se ve afectado por multiples factores, por el cambió climático, la exploración de petróleo y gas, la sobreexplotación, las industrias terrestres, cuya contaminación puede provocar la pérdida de hábitat y la disminución de la biodiversidad.

La sobrepesca, incluida la pesca ilegal, ha provocado el agotamiento de las poblaciones de peces, con cerca de un tercio de las poblaciones marinas mundiales sobreexplotadas. Esto amenaza el funcionamiento de los ecosistemas marinos, las economías regionales y da como resultado menos oportunidades para los trabajadores de la pesca.

A medida que la demanda mundial de productos alimenticios sigue aumentando, impulsada principalmente por el crecimiento de la población, también aumenta el desafío de abordar el agotamiento de los recursos y el cambio climático.

Las Áreas Marinas Protegidas (AMP) son quizás, una de las soluciones inmediatas, más eficaces para el futuro, consideradas como una “caja de ahorro” de los recursos.

Más de 20 millones de kilómetros cuadrados de la superficie terrestre del planeta y casi 27 millones de kilómetros cuadrados de áreas marinas han sido declaradas ‘Áreas Protegidas’, según datos de Naciones Unidas (NU). Los números representan el 15% y casi 8%, respectivamente, de la superficie de la Tierra.

Países de todo el mundo han instado por proteger ciertas zonas marítimas para salvaguardar sus recursos naturales, culturales y económicos allí comprendidos.

En 2004, el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) estableció para los países del mundo, alcanzar la meta mundial de un 10% de AMPs para el 2010, ante el atraso de acción de muchos países, el CDB extendió este plazo hasta 2020.

El océano produce la mitad del oxígeno que respiramos, y sin embargo, lo hemos llevado a una situación crítica.

Normalmente, en las AMP la actividad humana está restringida o limitada para garantizar su conservación. En algunas zonas no necesariamente está prohibida la pesca, investigación u otras actividades humanas; de hecho, algunas AMP tienen varios propósitos diferentes.

Cerrar sectores que son biológicamente importantes para la protección de ecosistemas, pero también para la reproducción de algunas especies comerciales, generan áreas que serán fuentes de biodiversidad, y también de recursos económicos.

Una cantidad de estudios demuestran que en las AMP se reproducen muchísimos más peces que en las zonas no protegidas. Son peces más maduros, que tienen mejores huevos, que pueden sobrevivir más.

A través de imágenes satelitales se evidencian los efectos positivos de las AMP, que muestran las embarcaciones pescando bordeando el área, porque es tal la cantidad de recursos que se generan en las zonas protegidas que efectivamente son verdaderas fuentes de diversidad.

La situación en América Latina:

La cobertura en km2 es liderada por Chile. El país andino está a la vanguardia de la conservación marina a nivel global. Tiene 33 AMP, es decir, el 43% de su Zona Económica Exclusiva está protegida, es la décima más grande de todo el planeta. Es seguido por México, Ecuador y Brasil, el país más extenso del continente tiene el 24,5% de sus mares bajo protección. También es el que mas cantidad de áreas protegidas posee, detrás lo siguen, México, Cuba y Venezuela. En porcentajes de cobertura de AMP, es liderado por Republica Dominicana, seguido por Cuba, Chile, Ecuador y Honduras.

Argentina, recientemente en diciembre de 2018, alcanzó el 7,8% de la superficie marina protegida. El país está cerca de cumplir con los compromisos internacionales que estableció que al menos el 10% de las superficies marinas deberá estar protegido para el 2020. Sin embargo, en km2 y porcentaje aun esta lejos de los estándares de los lideres de la región en la materia.

La Pesca Ilegal

En América Latina existe además el grave problema de la pesca ilegal por parte de flotas de otros continentes. El puerto de Montevideo es uno de los centros de distribución de la pesca ilegal en la región.

Los datos de la FAO, que son bastante conservadores incluso, hablan de que el 90% de las especies hoy está cerca de la sobrepesca, o completamente ‘utilizada’ (como se le llama). Sumándole la pesca ilegal, ni siquiera sabemos cuán extensivo es el daño que produce en otras especies.

Muchas AMP ofrecen una protección parcial para la vida marina (una sola o unas pocas especies protegidas, restricciones de artes de pesca, vedas estacionales, límites de captura, etc.). Otras áreas marinas protegidas son áreas de usos múltiples, donde se permite una variedad de usos.

Las Reservas Marinas

Las reservas marinas son áreas oceánicas que están plenamente protegidos por las actividades humanas, excepto cuando sea necesario para el seguimiento científico. La mayoría de las reservas marinas se establecen con el objetivo de aumentar la abundancia y diversidad de la vida marina en la reserva. La investigación científica muestra que las reservas marinas cumplen consistentemente este objetivo. A diferencia de muchas áreas clasificadas como áreas marinas protegidas (AMP) que permiten una serie de actividades humanas, las reservas marinas establecen un estándar más alto y proporcionan un mayor nivel de protección. Las reservas marinas son también a menudo denominados zonas “sin captura”.

En un mundo donde la pesca y la biodiversidad marina están disminuyendo, las áreas marinas protegidas son un elemento esencial, pero no el único, instrumento necesario para frenar y revertir la tendencia a la baja de los océanos.

Los científicos han demostrado repetidamente que (AMP) aumentan rápidamente la biomasa y diversidad de especies en los ecosistemas. Las AMP pueden servir como pólizas de seguro contra los impactos de la pesca. Desde la década de 1990, ha sido cada vez más claro que las actividades humanas están reduciendo la diversidad y abundancia de la vida marina a escala mundial. Las cinco principales causas son la alteración física de los ecosistemas marinos, la contaminación en el mar, la introducción de especies exóticas, el cambio de atmósfera y sobre todo, la sobre-explotación de los organismos marinos.

Reservas marinas estrictamente aplicadas han demostrado ser una solución eficaz para ayudar a reducir la pobreza local y aumentar los beneficios económicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s