Continúa de forma confidencial el proyecto para un Megapuerto Chino en Uruguay

La idea de que un “megapuerto” chino se instalara al oeste de la capital provocó hace algunos meses atrás la reacción de organizaciones sociales, ambientales y pescadores artesanales de la zona, además de pedidos de informes de la oposición que no fueron contestados. Luego trascendió que el proyecto había sido cancelado y el asunto pasó a segundo plano. Sin embargo, en los últimos días el grupo Shandong Baoma Fishery presentó formalmente su expresión de interés en construir una base logística para buques pesqueros en Punta Sayago, donde el Poder Ejecutivo le había sugerido que sería más adecuado localizar la inversión.

Ahora, las voces contrarias al emprendimiento surgen del propio Directorio de la Administración Nacional de Puertos (ANP). El vicepresidente del ente, Juan José Domínguez, declaró a Búsqueda que la demostración de interés de los inversores chinos fue “muy clara” y aludió a la visita que semanas atrás realizaron autoridades de la compañía y al “boceto” portuario presentado antes de que finalizara la convocatoria a “expresiones de interés” realizada por la ANP para explotar un puerto logístico. Allí, el organismo cuenta con una zona terrestre de 187 hectáreas, de las cuales el emprendimiento chino, de concretarse, utilizaría unas 30, informó el jerarca.

La iniciativa tiene por objeto establecer un puerto astillero para la reparación de barcos de pesca de ultramar, con una zona logística detrás para dar servicios de carga refrigerada a los buques averiados. Se estima que pueden llegar a ser unos 450 al año.

“De alguna forma se podría contradecir con Tsakos y el Puerto Capurro, pero esto (de los chinos) va a ser de mayor dimensión. Será para barcos de pesca de altura, que merecen un tratamiento con mayor disposición y un ámbito de seguridad muy grande, con una escollera de dimensiones muy importantes”, explicó Domínguez. Entonces, se retractó: “Así que –en realidad– no hay contradicciones, porque nuestro lugar con Tsakos es mucho más pequeño, más limitado, sin tanta retroárea y atiende barcos pequeños, medianos y alguno grande”.

Indicó que, según el boceto, el proyecto (que en caso de avanzar la ANP aportaría la tierra y Shandong Baoma la obra de infraestructura) no altera el funcionamiento actual de la terminal, que igualmente es escaso. “Habrá que hacer un llamado de interés privado, y seguramente se van a presentar otros, pero ellos vienen decididos”, apuntó.

El plan del organismo para esa zona es consolidar la infraestructura existente y mejorar la eficiencia logística del sistema de puertos, generando nuevos espacios para la prestación de servicios con valor agregado. “A la larga, Punta Sayago tiene que abrigar barcos porque la bahía de Montevideo tiene poco lugar”, indicó el vicepresidente de la ANP.

Si bien señaló que habrá que analizar y estudiar la iniciativa del grupo chino, que solicitó operar bajo régimen de puerto libre, el director en la ANP en representación de la oposición, el blanco Juan Curbelo, tiene una opinión primaria negativa. “Mi disposición es contraria por un tema de fondo: Nosotros vamos a invertir más de US$ 120 millones en el puerto pesquero de Capurro. Sería un gran contrasentido (respaldar) un nuevo proyecto que nos generara competencia y el fracaso de nuestro propio puerto”, fundamentó. “La inversión en el Puerto Capurro fue una decisión que tomó el propio gobierno, por lo que sería absolutamente inentendible e inconveniente” apoyar el proyecto de Shandong Baoma, agregó.

Según la planificación de la ANP, la terminal de Capurro será destinada a la infraestructura portuaria específica para la actividad de las flotas pesqueras que habitualmente operan en el puerto de Montevideo, disponiendo de un sector para los buques nacionales y otro —con mayor calado— para los extranjeros, incluyendo un complejo frigorífico y áreas abiertas de almacenaje de contenedores refrigerados. Hasta el momento, la construcción adjudicada al consorcio Abengoa, Teyma, Lavigne y Chediak, no se ha iniciado. Al respecto, Domínguez aseguró que “ya están por comenzar”.

A su vez, hacia esa zona se trasladará en forma definitiva el dique Tsakos, lo que demandará obras de dragado y acondicionamiento.

Actualmente, como el área donde opera el dique flotante de Tsakos se debe liberar —para dejarlo disponible, según se comprometió el gobierno, para el desarrollo de la terminal especializada en acopio y embarque de celulosa de la eventual segunda planta de la finlandesa UPM—, la ANP acordó mudar “transitoriamente” el astillero al atraque 11 y el muelle Florida.

A fines de junio, como parte de las negociaciones con la empresa griega el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) aprobó la renovación por 30 años de la concesión a Tsakos para la explotación del dique y zonas adyacentes, a contar desde el traslado definitivo a la terminal capurrense.

El Proyecto Chino

El presidente del consorcio chino, Jiang Hongjun, estuvo en Uruguay en marzo para entrevistarse con las autoridades del MTOP y el instituto Uruguay XXI. Entonces, Shandong Baoma planificaba realizar la inversión en Punta Yeguas, pero el Poder Ejecutivo le propuso reubicarla en Punta Sayago y le facilitó información técnica sobre la nueva locación para que estudiara la viabilidad.

Hace 15 días, Hongjun volvió para reunirse con autoridades del gobierno, y confirmar la intención de construir una base de aprovisionamiento y reparación de la flota pesquera que navega por el Atlántico Sur.

Con expectativa, Domínguez comentó que la obra produciría “decenas y decenas de puestos de trabajo, va a ser notable. Además, ellos no van a hacer todo, una parte va a recaer en las siderúrgicas nuestras. Con esto se estaría enriqueciendo la actividad y esperamos que el puerto de Punta Sayago avance y crezca”. Si bien el grupo chino realizará estudios sismográficos, de cursos de agua y mareas, “esta gente está dispuesta a instalarse rápidamente”, evaluó. El apoyo técnico a nivel local lo realiza la consultora CSI Ingenieros.

La inversión se estima en unos US$ 200 millones y abarca obras de infraestructura por unos 1.500 metros de atraque y dos astilleros. En funcionamiento, este puerto –que cuenta con el apoyo explícito del gobierno chino–emplearía como máximo a unos 500 trabajadores en tres turnos, con operadores de taller, mantenimiento, soldadores, ingenieros en frío, mecánicos, etcétera. (Búsqueda Nº 2.015). Esto difiere bastante del proyecto original; en 2016 el grupo inversor se proponía erigir una “miniciudad”, con alojamiento, servicios e industrias operando bajo un régimen de zona franca.

Fuente: Busqueda (Uruguay)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s