La Asociación Ilícita de Comodoro Py: hija de Canicoba Corral, jefa de oficina de escuchas de la Corte

Rodolfo Canicoba Corral e hija Malena Canicoba

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral, mantiene desde hace mas de dos años intervenida la Obra Social de los trabajadores del SOMU, y como interventor a su cuñado Ramiro Tejada.

Mientras es supuestamente “investigado” por el Consejo de la Magistratura por denuncias de incompatibilidades en sus finanzas y varios negocios a traves de testaferros.

El ex candidato a ministro de Justicia de Daniel Scioli, se las “ingenio” para sobrevivir a las numerosas denuncias en su contra, cubrirse de impunidad con el gobierno de Cambiemos que lo convirtió en aliado, luego de los favores recíprocos como el sobreseimiento exprés del jefe de los espías Gustavo Arribas (AFI) relacionado con coimas del Lava Jato y, el reparto y encubrimiento en las intervenciones al SOMU y su Obra Social.

La mayor asociación ilícita del país con sede en Comodoro Py 2002. Nombro a una de las hijas del controvertido Juez, Malena Canicoba, jefa de la oficina de escuchas de la Corte, en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco). Se trata de la ex “Ojota”, la oficina de escuchas telefónicas que antes funcionaba dentro de la ex SIDE y ahora depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Que tiene como empleados a hijos de magistrados que tienen en sus manos casos de corrupción, algunos casos incluso a los propios jueces como sospechados.

Malena Canicoba: vivir de lo publico. Creditos Sebastian Turtora (Periodismo y Punto)

Al menos seis familiares de jueces y fiscales federales fueron nombrados en 2016, e ingresaron sin concurso, en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación.

Del listado de personal que depende de la Corte se desprende que en la oficina de escuchas, que dirige el camarista federal Martín Irurzun, trabajan Malena Canicoba, hija del juez federal Rodolfo Canicoba Corral; Santiago Farah, hijo del camarista federal Eduardo Farah; Nicolás Aguinsky, hijo del juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky; Luis María Iván Bunge Campos, hijo del juez de la Cámara del Crimen Luis Bunge Campos; Mateo Stornelli, hijo del fiscal federal Carlos Stornelli, acusado por coimas y extorsiones en la causa de los “cuadernos”; y Santiago Taiano, hijo del fiscal federal Eduardo Taiano.

Los nombramiento de familiares están prohibidos, de acuerdo con el artículo 12 del Reglamento de la Justicia Nacional. Sin embargo, ese artículo habla de “cónyuges y parientes, dentro del cuarto grado de consanguinidad o afinidad, de los magistrados o funcionarios titulares bajo cuya dependencia inmediata deban prestar servicios”. Es decir que un magistrado no puede nombrar a un familiar en el tribunal a su cargo. Por eso los familiares de jueces y fiscales suelen estar bajo la órbita de otros magistrados.

Rodolfo Canicoba Corral tiene seis hijos, el mayor Emiliano Ramón Canicoba, fue secretario letrado del tribunal oral en lo Criminal Federal N° 5, trabajo en la Corte Suprema de la Nación y en junio de 2015, fue designado titular del juzgado federal N° 1 de San Martin. La mujer de Emiliano, Alejandra Pizzi, es abogada y trabaja en el juzgado federal a cargo de Daniel Rafecas.

Malena Canicoba, jefa del despacho encargado de las escuchas telefonicas de la Corte Suprema. Creditos: Sebastian Turtora (Periodismo y Punto)

Su hija Malena Canicoba, trabajo a partir del 2001, en la Auditoria General de la Nación (AGN), gracias al auditor Javier Fernández. En 2010 gracias a la estrecha relación entre el juez Rodolfo Canicoba Corral y el exfuncionario sciolista Guillermo Scarcella. Quien después de que Viviana Tejada, la esposa del magistrado, se alejara del negocio de envolver valijas en los aeropuertos, Scarcella absorbió a los empleados de su empresa en 2013. Cuando se quedó con el monopolio del mercado que supo compartir con la mujer del juez, Scarcella -entonces titular de Aguas Bonaerenses- ya era un hombre de estrecha confianza de Canicoba Corral. Pero la relación se extendió, también, al ámbito laboral: nombrando Scarcella a Malena Canicoba, empleada de Aguas Bonaerenses S.A.

En 2007, los hermanos Malena y Jerónimo Canicoba crean la sociedad Carpean Team SRL, una agencia de publicidad. En 2008, Jerónimo junto a Solana Noemí Canicoba, crean Bikeman SRL, dedicada a la compraventa, consignación, permuta, distribución, importación y exportación de automotores.

En 2012, Canicoba, uno de los recordados jueces de la servilleta del ex ministro menemista Carlos Corach, fue denunciado penalmente por enriquecimiento ilicito por el abogado Ricardo Monner Sans. La causa quedo en manos del juez federal Luis Osvaldo Rodriguez, titular del Juzgado en la Criminal y Correccional Federal N° 9. El juez Luis Osvaldo Rodríguez esta acusado por Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, de cobrar una coima millonaria en el caso de los “Cuadernos”, para no avanzar en la causa en la que estaban investigados. Casualmente es el mismo juez que otorgo prisión domiciliaria a Enrique Omar Suarez, en diciembre de 2017, “aprovechando” las vacaciones del juez de la causa Canicoba Corral.

La familia judicial

El cuarto y quinto piso del edificio de escuchas, situado en el corazón de Villa Ortúzar, está repleto de “la familia judicial”.

Los cargos no se cubrieron por concursos, sino que se hicieron entrevistas a los interesados. “Son jóvenes ávidos de trabajar con nuevas tecnologías y son de confianza”, agregaron.

Acostumbrada a trabajar en lo público, Malena Canicoba, hija del juez federal, es la jefa de despacho en la ex-Ojota.

Santiago Farah, hijo del juez de la Sala II de la Cámara Federal, trabaja en una de las áreas más cruciales de la Dajudeco. Tiene 21 años y, según señaló el camarista, combina ese trabajo con sus estudios de derecho.

Mateo Stornelli, hijo del fiscal federal, estudia ingeniería en informática. Con 21 años, este es su primer trabajo. “Supe que estaban buscando personal y lo recomendé”, dijo el fiscal.

El hijo de su vecino en los tribunales, Santiago Taiano, se desempeña en la ex-Ojota en el área jurídico-administrativa.

En sistemas y datos, un área clave del edificio, trabajan Luis María Iván Bunge Campos y Nicolás Aguinsky. El primero es ingeniero en informática y el segundo, un abogado que se desempeñó en empresas de software y actualmente realiza un posgrado en cibercrimen.

Fuentes: La Nación, Dateas, Periodismo y punto, Chequeado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s