El uso ilegal de la Conciliación Obligatoria para limitar el derecho a huelga

El recurso está contemplado en la Ley 14.786 promulgada en enero de 1959 y supone una medida de arbitraje compulsivo del Ministerio de Trabajo con el propósito de generar las condiciones para alcanzar un acuerdo entre partes. En concreto, ante un conflicto gremial, la ley concede a la cartera laboral la facultad de retrotraer la situación previa al diferendo y generar una mesa de negociación.

La Ley 14.786 se centra en los conflictos de intereses, dejando como excepción los conflictos de derechos. Un reclamo por mejoras salariales, modificaciones en los convenios colectivos son clásicos conflictos de intereses. Los conflictos de derecho se pueden dar por incumplimientos del empleador a las normas (por ejemplo no pago de salarios), y posibilitan la huelga sin conciliación previa.

El mecanismo, en rigor, fue concebido para desmontar, desde el Estado, una relación de fuerzas favorable a los trabajadores toda vez que se aplica cuando la parte sindical logró reunir las condiciones para ir a la huelga.

Durante la Conciliación Obligatoria el Ministerio de Trabajo, en uso de sus facultades, determina “que el estado de cosas se retrotraiga al existente con anterioridad al acto o hecho que hubiere determinado el conflicto” (Art. 10 Ley 14786).

Con todo, el recurso merece ser valorado de distinta manera según el tipo de conflicto sobre el que se establece. Es que no produce el mismo efecto en uno generado por despidos que en uno motivado por un reclamo salarial o relacionado al cumplimiento de los Convenios Colectivos u otras leyes laborales, toda vez que, retrotraer la situación, en el primer caso, favorece a la parte sindical, mientras que en el segundo lo hace con la parte patronal.

El Poder Ejecutivo, a traves del Ministerio de Trabajo, relegado ahora a Secretaria bajo la orbita del Ministerio de Producción revela un modus operandi arbitrario y parcial, en los conflictos gremiales en lo que hace a la política del gobierno de cara a los reclamos laborales. Actuando en muchas ocasiones con abuso de autoridad en el dictado de conciliaciones.

Así, la conciliación obligatoria se transformó en un instrumento del Estado que tiene como única finalidad que los trabajadores levanten la medida de fuerza. Se usa sistemáticamente para evitar las consecuencias del conflicto pero no para resolver las causas, que debería ser su verdadero objetivo.

En muchas ocasiones, la cartera laboral actúa de manera “preventiva”. Dictando una conciliación obligatoria antes incluso de que el conflicto comenzara. En algunos casos la conciliación no genera mesa de negociación alguna obturando el derecho a huelga. En otros casos, en conflictos relacionados con empresas estatales, la cartera laboral actúa a la vez como juez y parte.

La Conciliación Obligatoria puede durar hasta 15 días hábiles y ser prorrogable por 5 días más “cuando, en atención a la actitud de las partes, el conciliador prevea la posibilidad de lograr un acuerdo” (Art. 11 Ley 14786).

Al dictarse una conciliación obligatoria sobre otra conciliación con plazo vencido se realiza un acto de violación de una norma constitucional, al utilizarse el dictado de esta nueva conciliación obligatoria como instrumento de violación del derecho constitucional de huelga que tienen los trabajadores como acción en defensa de sus intereses alimentarios y derechos laborales fundamentales.

El desconocimiento de conciliaciones por parte de los sindicatos puede derivar en la aplicación de multas por parte de la cartera laboral.

La Constitución de la provincia establece que en un conflicto entre el Estado y sus trabajadores no puede dictar la conciliación el mismo Estado. Menos aun puede establecer sanciones.

La Ley de Asociaciones Sindicales y el convenio 87 de la OIT establecen que, según el principio de no injerencia, el Estado no puede sancionar a un sindicato.

La protección del derecho de huelga no solo tiene rango constitucional en Argentina, fue reconocido por los convenios internacionales (aunque es curioso que no por la OIT ni como convenio ni tampoco como recomendación). Además hoy forma parte de los derechos humanos fundamentales del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s