Muertos, esclavitud, drogas, pesca ilegal y barcos mellizos en el Puerto de Montevideo

Con datos oficiales e investigaciones propias la Organización Océanos denunció que en 52 meses han recibido 53 tripulantes muertos de la flota extranjera, que los transbordos en alta mar favorecen la pesca ilegal y la violación de derechos humanos. Detectaron barcos mellizos y falta de controles en casos de narcotráfico. Es el segundo puerto más ilegal del mundo.

Los documentos que acaban de salir a la luz llevaron entre dos y tres años de investigaciones y reuniones con actores de todos los sectores públicos y privados. El autor es Milko Schvartzman, coordinador del proyecto Océanosanos de Ocean 5, una alianza de científicos, ONGs y filántropos entre los que figura el actor Leonardo Di Caprio.

Los datos recolectados son concluyentes: el Puerto de Montevideo está catalogado como el segundo a nivel mundial en recibir pesca de trasbordo sospechada de provenir de la Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada (INDNR). Los incidentes con víctimas a bordo, los casos de narcotráfico, los incendios y las peleas grupales en barcos extranjeros son constantes. Datos oficiales dan cuenta de que se recibe un muerto por mes en el Puerto de Montevideo y las irregularidades develadas son realmente sorprendentes. Lo más curioso del caso es que desde 2013 Uruguay forma parte de los Estados de Puerto Rector de la FAO-ONU, que se comprometieron a desalentar y prevenir la pesca INDNR.

Desembarcan un muerto por mes

Debido a que no existen controles sobre las condiciones de vida a bordo o sobre la documentación de las embarcaciones pesqueras extrajeras que operan en el puerto de Montevideo, la trata, la esclavitud y la violación de los derechos humanos son una constante.

Según datos oficiales de la Administración Nacional de Puertos y de la Armada Nacional de Uruguay, desde el año 2013 se registra la descarga de un tripulante muerto por mes proveniente de estas embarcaciones, 53 muertos en 52 meses.

Además del número de muertos que recibe el puerto oriental, que de por sí es escalofriante, también han denunciado desde el proyecto Océanos varios casos en los que se comprobó el abuso sobre las tripulaciones en otros puertos, mientras que en Montevideo pasaban desapercibidos.

En mayo de 2018 el pesquero Fuh Sheng 11 fue inspeccionado al arribar al puerto de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, detectándose que no cumplía con las mínimas condiciones para navegar. Se documentó que sus tripulantes eran golpeados, sufrían maltratos y no se les pagaba lo acordado. La escala anterior había sido el Puerto de Montevideo. En diciembre de 2017 visitó dos veces ese puerto y, llamativamente, no se registró ningún inconveniente.

En septiembre de 2017 una delegación diplomática de Indonesia visitó Uruguay para investigar el caso de un tripulante oriundo de su país que trabajaba a bordo de un pesquero taiwanés y fue descargado muerto en Montevideo. El capitán del barco Yun Mao 168 había rechazado solicitar ayuda y evacuar al tripulante; un simple dolor de muelas, después de diez días resultó en su muerte.

Para Océanos no existen dudas: el cobro de servicios y tasas a embarcaciones que practican la esclavitud de la pesca INDNR implica una complicidad, ya que, a sabiendas, el país obtiene beneficios económicos de quienes cometen ilícitos y crímenes en alta mar y mientras permanecen en el Puerto de Montevideo.

Transbordos en alta mar

Según la FAO, para combatir la pesca ilegal, el trabajo forzado y el tráfico de personas es necesario prohibir el transbordo. Uruguay basa el desarrollo de sus puertos en los transbordos, y quien lo confirmó fue el Director de la Administración Nacional de Puertos.

Desde el Proyecto Océanos señalan que los barcos pesqueros involucrados en actividades ilícitas, para evitar los controles y permanecer mayor tiempo en alta mar, utilizan el método de descarga, reabastecimiento y cambio de tripulación mediante el amarre a otro barco con capacidad de carga y bodega refrigerada, los llamados reefers. Estos, en su mayoría, se encuentran registrados bajo bandera de conveniencia, es decir, utilizan el pabellón de un tercer estado que carece de regulaciones jurídicas sobre delitos en alta mar.

El transbordo en alta mar es común en embarcaciones involucradas en pesca ilegal, narcotráfico y tráfico de personas. Además de permitir a los barcos permanecer meses –o hasta más de un año– sin regresar a puerto, imposibilita la comprobación sobre el origen de la captura, sus impactos ambientales, los controles sanitarios, laborales o de seguridad a la navegación. En 2015 se realizaron en Montevideo 1.500 descargas y más de la mitad corresponden a barcos que fueron transbordados en alta mar.

Narcotráfico

Los casos de narcotráfico en el puerto de Montevideo ya tienen una larga lista y algunos ostentan relación directa con operadores de barcos pesqueros extranjeros que realizan transbordos o cargan los contenedores dentro de la terminal, denuncian desde la ONG.

En 2008 se detectó una organización dedicada al narcotráfico que transportaba cocaína a España a bordo de pesqueros que era liderada por un empresario del sector. El empresario gallego se llama Manuel Barros, es un exdelegado de la Xunta de Galicia en Uruguay, que participaba en labores de prevención contra la pesca ilegal y es actualmente miembro de la Cámara de Agentes de Pesqueros Extranjeros en Uruguay.

En 2013, cuando Uruguay ya era Puerto Rector de la FAO, la Armada incautó 1.440 kilos de cocaína en un pesquero panameño con nexos con Galicia.

En septiembre de 2018 se detectó un cargamento de más de 400 kilos de cocaína que había sido introducida en un contenedor de lana mientras permanecía dentro del puerto. Si bien existía una alerta roja internacional por sospechas de narcotráfico en ese embarque, el personal de la Aduana no inspeccionó y hoy está sospechado. El principal implicado en el embarque es un empresario pesquero uruguayo, bajo sospecha de narcotráfico desde 2006, que se movía con libertad en el Puerto de Montevideo.

Barcos mellizos y sospechas de actividades ilícitas

La detección de numerosas embarcaciones que manipulan su identidad transmitida por el AIS (Sistema de Identificación Automática) durante su estadía en el Puerto de Montevideo y sus operaciones pesqueras, despierta sospecha de encubrimiento de actividades ilícitas.

Entre las estadísticas sobre la manipulación intencional por parte de pesqueros figura que el 44% de las embarcaciones chinas manipula la posición del GPS que transmite y el 19% lo apaga para encubrir ilícitos.

Junto con otras organizaciones como Global Fishing Watch, el Proyecto Océanos realizó un análisis chequeando el tráfico del puerto durante 30 días, en total un 8,2% de un año, con una frecuencia intermitente y aleatoria. Estiman que las irregularidades detectadas ocurren, al menos, unas 10 veces más que la fracción constatada que tiene los datos precisos de 10 embarcaciones.

Solo durante junio de 2018 encontraron diferentes embarcaciones amarradas o fondeadas en el puerto simultáneamente e identificadas con el mismo nombre; en otros casos con la misma matrícula. También barcos amarrados en puerto con el mismo nombre que otra embarcación localizada en otra región del planeta; embarcaciones que cambian rápidamente su nombre de identificación en el AIS durante su permanencia en el puerto y embarcaciones sin ningún dato de matrícula, nombre ni nacionalidad.

Se detectaron numerosas embarcaciones que sólo activan su AIS durante su estadía en puerto, mientras que lo desactivan durante sus operaciones, comportamiento también asociado al encubrimiento de actividades ilícitas y por tal motivo, aquellas embarcaciones que lo desactiven, no deben ser aceptadas para operar en puerto, ya que no es posible comprobar que su carga no sea preveniente de pesca ilegal.

Barcos de la lista negra de la pesca ilegal que operan en Montevideo

Decenas de barcos que han sido sancionados, denunciados, capturados o registrados en listas negras de organismos internacionales por pesca INDNR o violación de los derechos humanos han operado o siguen operando desde el Puerto de Montevideo.

Un estudio satelital realizado en el año 2017 por las organizaciones Global Fishing Watch, Oceana y Skytruth, reveló que el de Montevideo es el segundo puerto del mundo más visitado por barcos de transbordo de pesca sospechada de INDNR.

En 2011 la tripulación (32 marineros indonesios) del barco Oyang 75 huyó por acoso sexual y maltrato a bordo cerca de las costas de Nueva Zelanda y la Universidad Business School de Auckland redactó un informe al respecto. Los abogados denunciaron que la tripulación fue golpeada por sus oficiales, abusada sexualmente, vivían entre ratas y cucarachas y eran obligadas a consumir alimentos en mal estado. En 2014 este barco y otros de la misma firma, también denunciados, llegaron al puerto de Montevideo desde donde operan hasta la actualidad.

A este caso y solo a modo de ejemplo el informe suma los del Lu Rong Yuan Yu, que en los últimos 18 meses bajó en el puerto de Montevideo dos tripulantes muertos, dos lesionados graves y otro con problemas de salud. Son además famosos internacionalmente por desconectar el sistema de reconocimiento satelital, maniobra prohibida en todo el mundo; y operar con buques mellizos. El Insung 7 (East Ocean) pescó de forma ilegal en la Antártida y en la Argentina en 2014 cuando operaba desde Montevideo.

El Playa Pesmar Uno capturado en Argentina en febrero de este año por pesca ilegal en nuestra zona Económica Exclusiva, en abril arribó al puerto de Montevideo y alertadas las autoridades (DINARA, ANP y Armada) se lo inspeccionó. Entre las irregularidades encontradas hallaron falsificación de las especies capturadas, no habían declarado la merluza negra que traía en bodega y no contaba con permiso del gobierno español para su captura en aguas internacionales. Hasta el momento no se ha confirmado que el buque haya sido sancionado.

Si bien en 2013 Uruguay ratificó el Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto destinados a Prevenir, Desalentar y Eliminar la Pesca INDNR de la FAO-ONU, desde entonces no se ha visto una reducción de los casos de pesca ilegal o de abuso de las tripulaciones por parte de las embarcaciones que operan desde su puerto. Todo lo contrario: la situación del Puerto de Montevideo es cada vez más escandalosa y el título otorgado por la FAO parece ser solo una pantalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s