Las invasiones chinas a las puertas del Río de la Plata

Shandong Baoma Fishery Group, la empresa china que desde hace años se codea con integrantes del gobierno uruguayo, ya adquirió 28 hectáreas de un predio en Punta Yeguas, y avanza en su plan para construir allí un megapuerto pesquero en el oeste de Montevideo.

La idea es instalar allí su base operativa y brindar servicio logístico y de mantenimiento a una flota de más de 500 buques que operan en todo el Atlántico sur.

El proyecto ya genera polémica: hay que recategorizar el suelo, gozaría de exoneraciones de impuestos y aumentaría el riesgo de no poder controlar actividades que pueden ser predatorias.

Preocupación: habitantes y pescadores locales de Punta Yeguas, en Uruguay, se oponen a la apertura comercial con el gigante asiatico

La reunión se realizó en las oficinas de Uruguay XXI, la agencia gubernamental que tiene a su cargo la promoción de exportaciones y de inversiones en el país. El anfitrión fue su director, Antonio Carámbula, pero el hombre que atrajo la atención de todos los presentes fue otro: Jian Hongjun, chairman de la empresa china Shandong Baoma Fishery Group.

Hongjun llegó acompañado de dos de los principales referentes de Csi Ingenieros, una empresa uruguaya dedicada a brindar servicios de consultoría en infraestructura, y que en los últimos años participó en el desarrollo de obras relevantes, como la instalación de la pastera Montes del Plata. El objetivo era concreto: presentar ante varios organismos estatales los avances del proyecto de Shandong Baoma para instalar un puerto logístico para buques pesqueros chinos.

El consorcio chino Shandong Baoma Fishery Group compró terrenos en Punta Yeguas y se propone realizar allí un “megapuerto” a un costo de 250 millones de dólares para crear una base pesquera que atenderá a una flota de 500 barcos del Atlántico Sur.

Establece además el objetivo del grupo económico de operar sin impuestos. Promete a cambio unos 200 trabajos directos más otros indirectos.

Hongjun reveló que la empresa en Uruguay se llamará Zhongjin Puerto S.A. La obra tendrá un muelle de 800 metros de largo y 60 de ancho. Incluirá un amarradero para barcos de hasta 50.000 toneladas.

A las puertas del Río de la Plata: El mega-puerto pesquero chino al oeste de Montevideo, permitira la libre operatividad, legal e ilegal de los pesqueros.

En China hay 164 empresas que se dedican a este rubro y cuentan con 3.000 barcos de pesca de alta mar distribuidos en 30 países.

El informe advierte que la obra obligará a cambiar el plan de ordenamiento territorial. Los inversores chinos esperan que la Junta Departamental cambie el Digesto para recategorizar el suelo de una zona considerada rural. Agrupaciones medioambientales advierten de los peligros que puede causar una construcción de semejante magnitud.

Shandong Baoma tiene unos 4000 empleados. Su casa matriz está en Rong Cheng y tiene sucursales en todo China. Se especializa en pesca oceánica, procesamiento y venta de productos marinos, elaboración de harina de pescado, gestión de terminales portuarias, entre otros rubros. También ha incursionado en infraestructura para explotaciones mineras.

Las frondosas inversiones chinas en Paraguay, Brasil y Uruguay van tomando cuerpo. La alarma se encendió prontamente porque el gigante asiático contaría con una “zona franca” que le permitiría despachar barcos sin intromisión de parte del Estado uruguayo, una ventaja logística y comercial inédita y un atractivo para las flotas pesqueras migratorias.

Uruguay –desde hace tiempo- viene aprovechando las ventajas que puede tener como nodo regional y China, las extraordinarias ventajas que le brindan.

Los especialistas en temas pesqueros vienen advirtiendo sobre la depredación china en el Mar argentino, especialmente en la pesca de calamar.

El “holding” chino tendrá una planta con 50.000 toneladas de capacidad y absorberá las capturas de decenas de buques ilegales.

Ante la escasez del recurso en el mar de China y ante la negativa de nuevos acuerdos pesqueros con países de la región de Asia y Oceanía, para satisfacer la demanda de su enorme población, el gigante asiático ha decidido unilateralmente extender sus fronteras marítimas para hacerse del tan preciado recurso. Ese interés, entre otros, es la razón de su desembarco en América del Sur.

El Océano Atlántico Sur es una de las regiones con mayor biodiversidad marina del planeta y, en este contexto de ausencia de control efectivo sobre su vasta extensión marítima, China aprovecharía la plataforma uruguaya con creces.

El acuerdo de Libre Comercio entre Uruguay y China generaría la depredación de los mares territoriales desde Uruguay hasta la Antártida dándole un toque de legalidad a las actuales incursiones ilegales de los pesqueros chinos arrasando con la riqueza ictícola de la región.

Cabe recordar, a su vez, que el gobierno británico otorga licencias a los barcos chinos, coreanos, españoles y taiwaneses para pescar en las aguas de las Islas Malvinas sin obligación de cumplir con las normas ambientales y laborales.

China es el mayor mercado del mundo de pescado y tiene la mayor flota pesquera legal e ilegal de ultramar del planeta. El imperio asiático desarrolla la mayor parte de su pesca de ultramar en el oeste de África, y es allí justamente donde se han acumulado la mayor cantidad de denuncias por la actividad ilegal y la violación de los territorios marítimos.

China sigue siendo la nación con el mayor número de barcos y la peor performance como Estado responsable de abanderamiento, tiene barcos en 93 países, y más de la mitad de las naves que superan los 25 metros de eslora son chinas.

En América Latina hace tiempo que algunos países ven con preocupación el interés chino en la zona, especialmente Argentina y Peru, ya que, en determinados casos, la falta de control hace que el territorio marítimo de la región sea una verdadera oportunidad de llevarse todo lo que puedan, ya que nadie o casi nadie los vigila.

Peru es uno de los mayores paises de la región dedicados a la actividad pesquera

Hailísheng Group, de la provincia de Zhoushan, acudió de mano del alcalde a la ciudad costera de Rocha para amarrar un proyecto que incluye puerto y astillero de reparaciones que “va a prestar servicios de reparación a todos los barcos que estén en el Atlántico Sur”. Hay al menos 260 barcos que faenan pota (illex argentinus) de manera irregular frente a las aguas de jurisdicción argentina. Todos tendrán servicio de descarga, abastecimiento y reparación en La Paloma (puerto de Rocha, a 228 kilómetros de Montevideo) y en la propia capital (con dos bases, la de Puerto Capurro y Punta Sayago).

Vale señalar que en Rocha hoy la vigilancia es prácticamente imposible. Fuentes de Prefectura indicaron que el primer paso es detectar la presencia de embarcaciones ilegales, para lo cual se necesitaría un Radar (el puerto de La Paloma no tiene Radar), y el segundo paso sería capturar a los buques, (la Prefectura asentada en Rocha no tiene embarcaciones para intervenir, ni está equipada o entrenada para ese tipo de acción).

Entonces, el permiso para pescar y que usen de base el puerto de La Paloma permitiría que llevaran adelante la operatoria ya comprobada en otros lugares: que acuerden el ingreso de algunos buques pesqueros chinos mediante permisos de pesca, pero ingresen a pescar cientos de buques mellizos sin control alguno, o con un supuesto control formal que “tranquilice” a la población.

Hoy en día en el puerto de La Paloma trabajan alrededor de 30 lanchas o barcazas de pescadores artesanales, todos ellos pertenecientes al entramado social local.

Milko Mariano Schvartzman se especializa en investigar situaciones de abuso en ultramar, explicó que Debido a la escasez de pescado en el hemisferio Norte, y el agotamiento de los caladeros del Mar de China, éste país subsidia el combustible y el instrumental de su flota pesquera, para que viajen a zonas alejadas del Planeta, para explotar los recursos que ellos han hecho disminuir o desaparecer.

Otro dato paradigmático es que, según explica Schvartzman Las embarcaciones chinas tienen capitán y oficiales chinos, y el resto de la tripulación son semi-esclavos procedentes de países en situación desesperante, como Indonesia, Malasia y África. Los barcos chinos han sido denunciados en todo el mundo, y en Uruguay también, por el maltrato a la tripulación, y por la violación de los Derechos Humanos a bordo. En pocas palabras: los barcos chinos son barcos altamente depredadores, con combustible subsidiado por su estado, y con tripulaciones de esclavos.”

En estas condiciones, ninguna embarcación ni pescador puede competir con barcos que reciben subsidios estatales, que utilizan mano de obra esclava, y que además no cumplen con ninguna norma. “Si tuviesen que cumplir con normas – asegura Schvartzman – dejaría de interesarles explotar los recursos del Uruguay.”

En este sentido, el especialista señaló que, en los hechos, el Gobierno del Uruguay no exige el cumplimiento de la más mínima norma ambiental (ni de pesca sostenible ni sobre contaminación), ni laboral, ni de seguridad a la navegación, a los barcos pesqueros extranjeros que operan en sus puertos.

La mayor preocupación es el modelo pesquero que tiene china, que ha destrozado el Océano Índico, que hoy tienen veda y un modelo de pesca responsable en su país, pero siguen dilapidando los mares donde quedan recursos. En varias regiones de África, por ejemplo, donde se les ha permitido pescar mediante acuerdos con los gobiernos, han causado severos daños en el ecosistema y en la economía de los pescadores locales.

A las puertas del Río de la Plata y un anclaje operativo estrategico al Atlantico Sur, el comercio chino parece implementar una politica de “Caballo de Troya”. Aparenta lo que sucede hoy con la pesca ilegal no reportada y no declarada en aguas internacionales, que lo que hacen es pasarla a buques que descargan en el puerto de Montevideo. Los piratas buscan puertos para lavar esa mercancía. Y está confirmado con documentos que por Montevideo está pasando esta pesca ilegal que es mayoritariamente de barcos chinos con bandera de conveniencia uruguaya para poder entrar en nuestras aguas y descargar en puerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s