Triaca designó a ex interventor del SOMU para controlar el sector marítimo y portuario

El ascenso como interventor del SOMU de Alfredo Bertonasco

Tras la salida de Gladys González, la intervención del SOMU paso a manos de Alfredo Enrique Bertonasco. El juez Rodolfo Canicoba Corral a pedido del ahora degradado a Secretario de Trabajo Jorge Triaca designo, a Alfredo Bertonasco como interventor. Sin embargo, posteriormente, seria desafectado de esa función, a través de un fallo de la Sala 2 de la Cámara Federal en lo Criminal y Correccional que aducía “incompatibilidades”. Sin embargo, el hombre de Triaca no fue abandonado por su jefe y le creo un nuevo cargo en la intervención del SOMU, y reacomodado como Delegado Normalizador y luego también, como Delegado Electoral.

El juez faculto a Alfredo Bertonasco como “encargado exclusivamente de la administración del Sindicato Obreros Marítimos Unidos, la Mutual, la Fundación Azul”, y las firmas “San Jorge Marítima S.A. y Malonot SA”.

El vaciamiento de la Mutual de los marítimos

Al finalizar la controvertida gestión de Gladys González. La senadora, según notifico a Canicoba Corral, logró “un ahorro de $ 127 millones” y además “el ordenamiento administrativo con respecto a la intervención de la Fundación Azul, la Mutual, San Jorge y Malonot”.

Sin embargo, bajo la gestión de “la banda de Triaca”: Alfredo Bertonasco, Silvio Torres, Roberto Porcel, Alejandro “Serrucho” Gómez y Sergio Borsalino, se descubrió que la Sede de la Mutual, ubicada en la calle Necochea 1133, en el barrio de La Boca, fue puesta a liquidación aún estando intervenida judicialmente, por el quinteto de Triaca.

El Juez Canicoba Corral, aún hoy, mantiene intervenida la Obra Social, la Mutual, Fundación Azul y las empresas San Jorge Marítima y Malonot, bienes de los afiliados.

La maniobra de los ex interventores del gremio, los funcionarios de la alianza Cambiemos y la justicia federal oculta un negocio inmobiliario de 6 millones de dólares, del edificio perteneciente a los trabajadores del SOMU.

El patrimonio del SOMU al servicio de Cambiemos

La intervención encabezada por Alfredo Bertonasco fue denunciada por haber utilizado vehículos y recursos del gremio para que punteros y militantes del PRO acudan al acto del día del trabajador en el estadio de Ferro, donde estuvo presente el presidente Mauricio Macri.

La agrupación “Juventud Marítima Juan Ocampo” denunció que los responsables de la intervención enviaron al acto del 1 de mayo que el titular de la UATRE, Gerónimo “Momo” Venegas había armado a la medida de Macri, una gran cantidad de containers para regalar comida que pertenecían al patrimonio del SOMU y que se encontraban en las instalaciones que la Fundación Azul tiene en la Isla Demarchi”.

Los dirigentes de la Juan Ocampo advirtieron que las combis del gremio se utilizan para movilizar a los simpatizantes del PRO a los actos oficiales y que los camiones de la entidad son enviados periódicamente al sur para hacer política y el uso personal de los funcionarios de la intervención. Además de utilizar las instalaciones del gremio para actos del PRO.

A su vez, los referentes de la agrupación interna del SOMU precisaron que en los últimos meses se registraron en la administración del gremio varios nombramientos de “punteros” macristas de Villa Lugano y Villa Soldati que no tienen vinculación alguna con la actividad marítima.

“Al existir un proceso judicial en marcha en referencia al patrimonio de los afiliados al SOMU, consideramos un delito el uso de esos bienes sin consentimiento de sus verdaderos dueños y por lo tanto procederemos a denunciar estos hechos tanto al ministro de Trabajo, como al juez federal que tiene a cargo la causa por manejos irregulares en el gremio”.

Alfredo Bertonasco fue denunciado también por crear una empresa dentro del gremio “Mantenimiento SOMU”, con la finalidad de facturar “arreglos” edilicios en seccionales del interior, esta maniobra también fue denunciada por el sindicato de la UOCRA.

El escandalo de nombramientos de ñoquis en el SOMU

Entre febrero de 2016 y abril de 2017, la intervención a cargo del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), contrató a 172 personas según documentación de la AFIP. Esta cifra parcial, porque solo abarca la primera etapa de la intervención, muestra el alcance que tuvo el manejo de contratos que se convirtió en escándalo al conocerse el caso de Sandra Heredia, la empleada de la familia Triaca, que dividía su tiempo entre la quinta del ministro y el trabajo en el gremio, contratada en la segunda etapa de la intervención, en mayo de 2017.

Entre los 172 nombres relevados aparecen ex empleados de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires y Santa Fe, de la Tesorería de la Provincia y el Renatre, entre otros organismos públicos provinciales y municipales, empleados del Ministerio de Trabajo. Incluso un contrato a una “bailarina” para silenciarla luego de acusaciones sobre “trata de blancas” ocurrida en la quinta de Jorge Triaca que involucra al diputado Gustavo Vélez. Esto marca un claro indicio de que el SOMU se convirtió en una agencia de contrataciones públicas. En este caso, con los fondos de los afiliados del gremio marítimo.

Según estimaciones, las contrataciones irregulares, durante los casi dos años de intervención por parte del Ministerio de Trabajo superaba los 250 contratos.

La fiesta y el saqueo

Tras el escandalo de los nombramientos “truchos” Sandra Heredia revelo cómo se manejaba el poder a traves de aprietes, abusos de autoridad, corrupción y autoritarismos.

Sandra Heredia aseguró “Me llegaban contratos de ñoquis en el SOMU”.

“Como interventora un día me llega un contrato de una persona que no estaba ahí, Oscar Genque, llamo a recursos humanos y les digo esta persona no esta acá, me contestan hace de cuenta que pasa por la oficina y cobra”.

Otro aspecto de la intervención del SOMU fue que, cerca de finalizar y en horario nocturno, iban a la central del gremio para vaciarlo literalmente. Se llevaban “cosas del sindicato como artículos de limpieza y juguetes”. Un mes atrás, la ex empleada había revelado que, por orden de Alejandro “Serrucho” Gómez, se habían llevado 102 cajas navideñas destinadas a los afiliados. Todo esto fue a parar a la quinta familiar de los Triaca.

También denuncio que “el hermano de Triaca (Carlos Triaca) cobró al gremio $500.000 por organizar una fiesta del día del niño en el SOMU, a traves de su empresa Grupo Mecohue”.

Persecución y proscripciones de trabajadores

Lo que podría considerarse una “asociación ilícita” orquestada por Jorge Triaca, encargada de una comisión de delitos varios, Alfredo Bertonasco, como uno de los encargados de “organizar y digitar” el proceso electoral realizado a fines de diciembre en el gremio. Se ocupo personalmente, según varios testigos participes, incluso miembros de la Junta Electoral designada por el ex interventor, de proscribir la participación de afiliados, incluso incumpliendo numerosos fallos por parte de la Justicia en sus distintas instancia y fueros por proscripciones y persecuciones gremiales contra trabajadores.

El juzgado nacional de primera instancia del Trabajo Nro. 76 obligó y sancionó duramente a la intervención del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), a reconocer inmediatamente las afiliaciones de trabajadores y ex dirigentes opositores expulsados y proscritos por Omar “Caballo” Suárez en septiembre de 2014.

Sin embargo, por orden de Jorge Triaca, el interventor Alfredo Bertonasco incumplió los fallos condenatorios contra el accionar ilegal de la intervención y dichas proscripciones y persecuciones gremiales continuaron durante todo el periodo de la intervención del gobierno nacional y la Justicia federal en el gremio marítimo por considerar a miembros de la “Agrupación Marítima Nacional Juan Ocampo” opositores y críticos a la gestión intervencionista.

Premio y nuevo cargo para el ex interventor

Concluida la intervención en el SOMU, Alfredo Bertonasco fue designado el 14 de marzo de 2018, por Jorge Triaca, Coordinador de la Coordinación de Fiscalización, Portuaria, Marítima, Fluvial y Lacustre.

Luego de numerosos delitos perpetrados en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, al controvertido ex interventor ahora le confiaron el control del trabajo de los marítimos. Primero por el Ministerio de Trabajo y luego ratificado por el Ministerio de Producción y Trabajo de Dante Sica.

De esta forma, quien hasta hace poco defraudaba los bienes y recursos de los afiliados al gremio, ahora también es quien fiscaliza los derechos laborales de los trabajadores marítimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s