Montevideo, puerto del comercio exterior argentino

Porque ceder, hasta cuando, hasta donde.

“Nos propusimos que los buques completen en Montevideo”

“… allí lo que haga Buenos Aires o no haga no tendría impacto para Uruguay”

“… hoy: los graneleros completan en Bahía Blanca o Paranaguá. Y nos propusimos que completen en Montevideo…”

Contundentes frases del Ingeniero Naval Alberto Díaz, Presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP) del Uruguay, dichas en un reportaje al periodista Emiliano Galli del Portal TRADE NEWS, durante el encuentro en Valparaíso en la 107° Convención Anual de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias, AAPA (siglas en inglés), desarrolladas del 7 y el 10 de octubre.

Y esto lo pueden decir porque: “… porque ya tiene la autorización de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) para profundizar su canal de acceso a 14 metros bajo el brazo”.

¿Como se llego a esta situación?

Por orden del presidente Mauricio Macri, la Cancillería dio luz verde a la pretensión de los monopolios de transporte de habilitar al puerto de Montevideo como la puerta de entrada excluyente del Río de la Plata.

Argentina cedió la llave logística de la cuenca al aceptar el dragado que convertirá en canal de aguas profundas el acceso al puerto de Montevideo.

La amenaza a la soberanía argentina en este espacio marítimo, sumado al reclamo diplomático por Malvinas, llaman a integrar en una misma visión geoestratégica los sistemas del Río de la Plata y Paraná (por el que se traslada el 50 % de la proteína vegetal que se consume en el mundo) el control del transporte marítimo y la explotación pesquera y de hidrocarburos del Atlántico sur.

Esta batería de medidas pretendidamente desreguladoras terminaron de afianzar la red de intereses de cuatro grandes corporaciones que monopolizan la logística de las exportaciones de mineral de hierro boliviano y las agrícolas del litoral argentino, de Paraguay y del sur de Brasil.

Esta política que van instalando en nuestro País, implica pérdida de soberanía y condicionamientos comerciales de exportación/importación que van a ser difíciles de superar. Y como máxima aspiración, nos va a quedar la función de ser alimentador del puerto de Montevideo.

Triste final para una marina mercante argentina que hasta fines de la década del 70 fue la única flota fluvial que transitaba lo que hoy se conoce como Hidrovía; que fue presencia soberana en los grandes puertos del mundo hasta principios de la década del 90; que a su vez facilitaba originar nuevos mercados externos; que cubría todas los tráficos internacionales y donde el puerto de Buenos Aires, era el Gran Puerto del sur de Sudamérica.

De un plumazo, el gobierno argentino dio vuelta el mapa de flujos de un espacio geopolítico que involucra también a Uruguay, Bolivia, Paraguay y el sur de Brasil.

Esta cesión a la presión de las corporaciones que operan en el puerto de Montevideo, favorecidas por regímenes fiscales y laborales flexibles y precarizados, ha producido un daño considerable a los intereses argentinos y debilitado sensiblemente el poder de negociación de nuestro país frente a los grupos transnacionales.

La aprobación del dragado que convierte en nodo regulador de flujos económicos a Montevideo está vinculada al acuerdo con el FMI y al lobby de compañías europeas vinculadas no sólo al sector cerealero, sino también a las multinacionales de transporte marítimo.

Fuente: Maquinistas Navales de Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s