Avanza el vaciamiento de la industria naval: gobierno negocia con astilleros noruegos

La sociedad económica con Noruega se da en pleno conflicto con los astilleros nacionales, donde se perdieron 1.700 puestos de trabajo en los últimos dos años y justamente, en estos días, Tandanor y Río Santiago atraviesan ajustes, despidos, reclamos y represión. El sector, que se ocupa de reparar, construir y diseñar barcos, reclama una urgente política de apoyo a la industria naval para evitar el cierre de más empresas.

En los últimos dos años, cerraron los astilleros Punta Alvear de Santa Fe; Corrientes, de la provincia homónima y el Omega de Rosario. Pero hay más en situación grave, como el astillero Mestrina de Tigre, Vanoli de Necochea, y Forte de Tigre. En estos días hubo más de 23 despidos en Tandanor y corren riesgo los 3.300 trabajadores de Río Santiago.

El problema mayor es que hasta el Estado compra al exterior barcos que se podrían construir acá y mas barato. El ministerio de Seguridad compró lanchas a Israel para Prefectura, el ministerio de Defensa compró un barco usado y tres nuevos a Francia, por un monto de 330 millones de dólares, cuando en el país costaría 220 millones de dólares calculan, el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero compró dos barcos de investigación a España y se facilitó el ingreso de veinte remolcadores usados para una empresa internacional.

Bosch, en cambio, mantuvo reuniones con representantes del Banco DNB, y visitó el astillero Vard junto al empresario marplatense Domingo Contessi.

Consultado sobre el tipo de embarcación a la que se apunta, expuso que en la recorrida por las naves de construcción observaron distintos estratos de flota, pero con particular foco en los barcos mayores a treinta metros de eslora.

El astillero Vard es uno de los constructores de barcos más grandes del mundo, con filiales en Noruega, Rumania, Vietnam y Brasil.

Previo a esta actividad, Bosch había pasado por la feria Nor-Fishing, donde se expone lo último en materia de tecnología pesquera y se aborda la coyuntura del sector.

Allí, se entrevisto con autoridades noruegas, incluyendo al ministro de Industria, Comercio y Pesca, Torbjorn Roe Isaksen.

En marzo pasado, el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, firmó con Noruega un proyecto para desarrollar la posible cría de salmones en nuestra región patagónica, más precisamente en el Canal de Beagle y el litoral de Santa Cruz. El acuerdo no está ajeno a la polémica por tratarse de una especie exótica en estas aguas y por la utilización de antibióticos en el proceso, el cual fue denunciado por organizaciones del cuidado del medio ambiente y la fauna, en procura de cuidar la supervivencia de las especies autóctonas y evitar la contaminación.

Hace unos pocos días, el Gobierno sostuvo que tratara de impulsar un proyecto de reconversión de la flota pesquera. El Ejecutivo convocó a las cámaras del sector pesquero y de la industria naval. Y anuncio que la idea es avanzar con líneas de crédito para renovar una flota pesquera que en algunos casos, promedia los cuarenta años de antigüedad. Sin embargo, lo que el gobierno no aclara es que el plan es seguir desfinanciando a a industria nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s