Protegiendo a la Mafia: Canicoba Corral y Jorge Triaca se reparten el SOMU

Primero desde la anulación de las elecciones fraudulentas del 2015, hasta la intervención del gremio y la posterior detención de su líder Omar “Caballo” Suárez, esto trajo un nuevo aire de esperanza para los trabajadores que ansiaban un cambio, transparencia y democracia en el gremio marítimo.

Sin embargo, la nueva “gestión” conformada por juez Canicoba Corral, el Ministro de Trabajo Jorge Triaca y el propio Poder Ejecutivo en la figura de Mauricio Macri, pronto dejaron ver que su objetivo de transparencia contrarrestaba y se contradecía fuertemente con la idea de copar el gremio para uso personal y para adueñarse de los negocios navieros.

Así se repartió la Obra Social a Canicoba Corral a traves de su cuñado Ramiro Tejada, rápidamente el controvertido juez paso de ser uno de los mas corruptos señalados por el gobierno a uno de los mas leales y confiables, los hombres de Jorge Triaca, se encargaron desde un primer momento de la operación para quedarse con el SOMU a traves del armado de elecciones y Gladys González haciendo uso de la caja de los marítimos armo su candidatura a senadora.

Durante esta primera etapa, los interventores no aportaron denuncias a la causa, solo se basaron en las denuncias hechas con anterioridad por propios dirigentes del gremio opositores a Suarez y los afiliados, así se dio a conocer al país el fraude que sufrían los trabajadores marítimos y los negocios espurios con el Estado.
La siguiente etapa de la intervención se concentro fundamentalmente en el armado de una lista propia para continuar manejando el SOMU.

Con Canicoba Corral, siendo juez y parte, manejando la poderosa caja de la Obra Social, todos los participes, se aseguran la protección judicial al saqueo del SOMU y la “zona liberada” bajo el amparo judicial y societario del triunvirato interventor.
Todos contentos. Cada cual atiende su negocio y los poderes repartidos no entran en conflicto.

Con Gladys Gonzales afuera, ahora si Jorge Triaca maneja los hilos para la apropiación del SOMU, junto a Guillermo Dietrich, ideólogo y negociador para la alianza con el empresariado para controlar el negocio marítimo llevando a cabo las políticas precarizadoras y la reducción de los costos laborales. Tal cual lo exige el propio Presidente de la Nación. Los negocios siguen intactos, incluso con las empresas del “Caballo” Suarez que trabajan para el nuevo gobierno (Ej. Marítima Meridian, entre otras) Paradójicamente el “símbolo de la mafia sindical” inmediatamente se convirtió en socio del gobierno aun estando preso. Las regalías siguen yendo a las mismas arcas.

A pesar de la incompatibilidad de funciones, Jorge Triaca arreglo con Canicoba Corral que el SOMU (y el objetivo apropiación) sea manejado por Alfredo Bertonasco, Roberto Porcel, Silvio Torres y Alejandro “Serrucho” Gómez, la Obra Social, continuaría siendo únicamente patrimonio del juez federal.

Durante esta nueva etapa las numerosas y escandalosas denuncias y pruebas halladas contra el ex Secretario General del SOMU, publicitadas continuamente como la lucha del gobierno contra la mafia sindical, de golpe dejaron de ser útiles. Incluso, la propia intervención se encargo de acallar las voces de los propios afiliados y ocultar pruebas contra la corrupción de Suarez y sus dirigentes leales.

Primero fueron proscritos y perseguidos los únicos denunciantes del “Caballo” Suarez, luego en consecuencia se continuo silenciando las denuncias por la multimillonaria estafa de Maruba, la connivencia para avalar los fraudes realizados entre la Superintendencia de Servicios de Salud y el Ministerio de Trabajo de la Nación, la complicidad y sociedad de la Prefectura Naval Argentina, el patrimonio estafado a los afiliados, la complicidad de negociados entre empresarios y políticos de todos los colores partidarios. El robo de propiedades y negocios y la eliminación de pruebas (por ejemplo incendios de propiedades, uso partidario político de bienes, sobresueldos y numerosos nombramientos políticos, refacciones inventadas sin aprobación ni conocimiento de todos los gastos e inversiones realizadas, etc.) Esto durante la gestión interventora.

Después de dos años de intervención política y judicial, nunca los afiliados del SOMU pudieron saber realmente cual es su patrimonio real del gremio, la Obra Social, la Mutual, las empresas del gremio y su Fundación Azul. Todo quedo oculto bajo un manto de silencio, la corrupción y ambición gano a la prometida transparencia.
Muchas irregularidades y agujeros negros que es necesarios esconder y para ello hay que acallar a aquellos trabajadores que continúan buscando respuestas y castigo a los responsables de la traición a los trabajadores.

¿Donde esta el capital saqueado a los trabajadores? ¿Quienes son los responsables? ¿Porque la justicia persigue a los denunciantes y protege a los delincuentes? ¿Porque no se investiga mas arriba?

Preguntas que solo tienen sus respuestas en el Pacto entre el “Caballo” Suarez y sus herederos, el juez Rodolfo Canicoba Corral y el Ministerio de Trabajo de Jorge Triaca. Respuestas que se simplifican en dos palabras: continuidad e impunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s