Denuncian que el “Caballo” Suárez sigue manejando el gremio desde la cárcel

Preso desde hace un año, el “Caballo” Suárez, junto a sus herederos y al Ministerio de Trabajo de Jorge Triaca continúa teniendo el poder.

Con el dirigente Omar “Caballo” Suárez preso desde hace un año, y a menos de un mes de las elecciones en el estratégico gremio de los marítimos (SOMU), un escándalo salpica al ministro de Trabajo Jorge Triaca y su equipo: desde el mismo gremio denuncian un acuerdo en las sombras entre el ministerio, la intervención, y dirigentes aliados del “Caballo”.

Entre el 18 y el 22 de diciembre se celebran las tan ansiadas elecciones que traerían la “renovación” a uno de los gremios más conflictivos y más identificados con el gobierno anterior. Pero su líder, el gremialista favorito de Cristina Kirchner, sigue, aun desde la cárcel, dominando el territorio.

Según Alfaro, en un almuerzo organizado por “Momo” Venegas en la sede de UATRE veinte días antes de su muerte, el dirigente y operador gremial favorito de Cambiemos los reunió a él y su gente con la mesa chica del Ministerio de Trabajo. El objetivo: convencerlos de que fueran a elecciones en una “lista de unidad” con los candidatos del “Caballo” Suárez, entre ellos, Rubén Manno y Tomás Martínez. El aliado del “Momo”, se negó: “El Presidente dice ir contra las mafias sindicales pero Triaca recicla a la gente del ‘Caballo’ en esta elección”.

Su idea era competir con la lista 20, de Rubén Manno –ayer colaboracionista de Suárez, hoy cercano a la intervención– y la lista 18, de Raúl Durdos, aliados de Hugo Moyano y los gremios del transporte.

Sin embargo, oponerse tuvo un costo altísimo: lo dejaron afuera de la elección. Su lista, fue impugnada y hasta lo borraron del sistema. Su nombre no aparece ni en el padrón de empresa ni en el electoral. Como si no fuera un trabajador activo ni estuviera afiliado al sindicato, ambos requisitos para poder presentarse a elecciones. Sin embargo, tiene su recibo laboral al día y su carnet de afiliado, casualmente firmado por el interventor que ahora lo desconoce.

Otros casos aun mas escandalosos son lo de los afiliados que se animaron a enfrentar y denunciar la mafia del “Caballo” Suárez y por lo cual terminó detenido.

Luego de denunciarlo, nueve ex dirigentes fueron expulsados y proscritos, aún al día de hoy, algunos continúan perseguidos a traves de la justicia obediente de Canicoba Corral, como el caso de Luis Jose Clemente, Alejandro Giorgi, Rubén Moreira y Jorge Vargas, para imposibilitar, de esa manera, su participación gremial. Quienes son querellantes en la causa. Otro caso de “apriete” por parte de la justicia federal, por lo que se recusó al juez. Quien cabe recordar, también es parte interesada en la intervención de la Obra Social del gremio a traves de su cuñado Ramiro Tejada.

A otros afiliados desconociéndose su propia afiliación, a pesar que desde la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo intimo en varias oportunidades a la intervención del gobierno a reconocer las afiliaciones de Jose Moreira, Alejandro Vargas, Antonio Cennamo y Matías Vargas. Expulsados en el 2014 por el “Caballo” Suárez.

En cambio, el Gobierno, en desacato, se niega a acatar estos fallos judiciales que le son adversos y prohibió, a dichos afiliados, a participar de las sospechosas elecciones armadas por el Ministerio de Trabajo. Prohibiéndoles participar como candidatos de la Lista 18 Verde, opositora de los planes del Gobierno. A pesar de ser afiliados activos, tener los aportes sindicales al día y aun ante lo exigido por la justicia laboral.

Estos afiliados aparte de llevar a prisión al “Caballo” Suárez, fueron los primeros en denunciar públicamente y ante la justicia el pacto entre el “Caballo” Suárez y sus herederos junto con el Ministerio de Trabajo, buscando así mantener los negocios con la participación del nuevo gobierno.

Negocios, persecuciones gremiales, desconocimiento de la justicia y avasallamiento de los derechos de los afiliados. Las sospechas (fundadas por demás) de fraude, sobrevuelan las elecciones del gobierno que busca quedarse con el SOMU.

A días del debate legislativo sobre la reforma laboral, el gobierno de Mauricio Macri necesita más que nunca mostrar al SOMU como un caso de éxito de “limpieza” y democratización sindical. Pero la realidad dista mucho del relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s