Corrupción y complicidades entre Prefectura, ex dirigente suarista y la intervención del SOMU

Suaristas e intervención politico-judicial disminuyen tripulaciones en empresas socias

Suaristas e intervención politico-judicial disminuyen tripulaciones en empresas socias

Con la tragedia evitable del pesquero “Repunte” aun fresca, que se llevo la vida de 10 tripulantes. La Prefectura Naval Argentina continua con la “permisividad” en materia de hacer cumplir sus funciones y la reglamentación vigente en materia de seguridad, también en los puertos de Buenos Aires y la Hidrovia, con la complicidad de empresas, dirigentes suaristas y la intervención político-judicial del SOMU.

Se revelan mas pruebas de corrupción entre la Prefectura Naval y ex dirigente suarista del SOMU

Aun al día de hoy, continua la connivencia entre la Prefectura Naval Argentina y el ex dirigente del SOMU de la Seccional San Fernando, Leonel Luciano Abregu, imputado por el Juez Canicoba Corral por delitos de acción publica (Delitos contra el Estado del cual el propio Estado toma conocimiento e investiga).

Junio de 2017, suaristas haciendo proselitismo dentro de la Seccional San Fernando del SOMU con el aval de la intervención.

Junio de 2017, suaristas haciendo proselitismo dentro de la Seccional San Fernando del SOMU con el aval de la intervención.

Nuevos datos revelan mas irregularidades, ya denunciadas con anterioridad, del ex dirigente suarista del gremio, relacionadas a habilitaciones incompatibles, embarcos ficticios, libretas de embarco y habilitaciones paralelas, falsificación de embarcos, adulteración de registros públicos de la PNA; además de denuncias por violencia, amenazas, uso de armas de fuego ilegitima, contrabando internacional, evasión impositiva, extorsiones para perjudicar empresas y favorecer a otras, fraude al Sindicato de Obreros Marítimos Unidos y sociedad con empresas del sector arenero, entre otros.

Las denuncias contra Abregu, vinculan directamente a la jerarquía de la Prefectura, relacionada con el encubrimiento de los hechos, ya que de ninguna manera podrían realizarse sin su conocimiento y su protección.

Las denuncias datan desde el 2014, y señalan que Leonel Luciano Abregu, mientras se desempeñaba como dirigente en el gremio, paralelamente embarcaba su libreta de embarco como Oficial Fluvial, en la embarcación “Deltacat II”, de la empresa Cacciola, tal cual quedo registrado en los despachos del buque de la Prefectura Naval y la Aduana, sin embargo esos mismos embarques figuran en el registro nacional de datos de la PNA como “operario de factoría” habilitación no compatible para esa embarcación.

IMG_20170621_221130

Uno de los despachos de Leonel Luciano Abregú como Oficial Fluvial

Pero esa no es la única embarcación en la que Abregu embarco como patrón, también lo hizo en otros buques, como por ejemplo el arenero “Plaza de Mayo”, entre otros, y el yate “El Chuna II” propiedad del “Caballo” Suárez.

La embarcación “Deltacat II” de la Empresa Cacciola S.A., registra denuncias en el juzgado laboral N° 2 de San Isidro y en el Juzgado de Instrucción en lo Criminal N° 6, en Comodoro Py, en la causa “Suárez, Enrique Omar y otros s/ entorpecimiento a la navegación y extorsiones” y sus investigaciones ampliatorias por “asociación ilícita y malversación de fondos  del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos”, donde se presentan pruebas de estos embarque ficticios, además de documentación referida a la adulteración de facturas del freeshop, que opera en la misma embarcación, desde donde se realizaban las maniobras de contrabando.

Luego de estas denuncias, la Prefectura de Tigre dejo de embarcar, bajo cualquier categoría, a Abregu. Por lo cual, empezó a realizar frecuentes viajes en “su” embarcación como presunto “pasajero”.

Algunos de los numeros viajes como pasajero de Abregu en el Deltacat II, implicado en contrabando

Algunos de los numeros viajes como pasajero de Abregu en el Deltacat II, implicado en contrabando

Pero en cambio, los embarques “truchos” se continuarían produciendo, ahora a traves de la Prefectura de Dique Lujan a cargo del prefecto Gustavo Alfredo Petrik.

El 25 de agosto del 2016, Abregu volvió a embarcar en forma ficticia, esta vez con la categoría de “marinero”, en el buque “Paraná” matricula 0372, por intermedio de la empresa Amarras del Lujan S.A., pero extrañamente, aparece en el sistema de registros de embarque de la Prefectura recién en el mes de noviembre.

IMG_20170621_142353

Algunos embarques ficticios registrados por Prefectura

Esta empresa, “Amarras del Lujan S.A.” dedicada a la presunta construcción de buques, es propiedad de uno de los armadores socios de Abregu, el abogado Alejandro Rojas, quien también lo patrocino en la causa por amenazas con armas de fuego ilegitima, la cual poseía en su propio domicilio pero estaba a nombre de otro armador del sector arenero Miguel Angel Lazzaro, dueño de la empresa Blinki S. A., otra de las tantas relaciones que los unía era el traspaso ilegal de dólares a Uruguay a traves de la empresa Cacciola.

Empresa de Alejandro Rojas, armador y abogado de Abregu

Empresa de Alejandro Rojas, armador y abogado de Abregu

Sociedad y complicidad entre la empresa Blinki S. A., la Prefectura Naval y la intervención del SOMU

El sector arenero, luego de la actividad pesquera, estadísticamente es donde mas accidentes y tragedias evitables se suceden continuamente y ya con peligrosa naturalidad. Nuevamente se encuentra en el ojo de la tormenta el cuestionado rol de la Prefectura de acuerdo a su dudoso accionar, falta de control y la permisividad con las empresas.

La empresa Blinki S. A. de Miguel Angel Lazzaro y Diego Lazzaro (hijo), socios del ex dirigente del SOMU, con el aval de la Prefectura Naval, y con el conocimiento de la intervención político-judicial del SOMU, lograron disminuir la dotación del buque “Eligio B” matricula 4686, propiedad de la empresa de los Lazzaro.

Arma propiedad del empresario Miguel Angel Lazzaro utilizada por Leonel Abregu para amenazar afiliados

Arma propiedad del empresario Miguel Angel Lazzaro utilizada por Leonel Abregu para amenazar afiliados

Así operan los gremios (en el caso del SOMU, también el gobierno) empresas y Prefectura, con buques que realizan navegación, maniobras y explotación continua a destajo, con dotaciones disminuidas (dotación mínima de seguridad, establecida únicamente para la navegación por 12 hs), modificaciones de bodegas, estructuras y franco bordo sin control, como si fuera poco con el agravante de que estos buques operan en el puerto inflamable de Dock Sud y navegan y operan en el Rio Paraná de continuo trafico, accidentes y negligencias en muchos casos producto de la sobrecarga de tareas a bordo como consecuencia de la disminución de tripulantes.

El 9 de noviembre de 2011, el mismo buque “Eligio B” colisiono la escollera norte de acceso al Yacht Club, situado en el Rio Lujan y Canal Vinculación, provocando daños en toda su estructura, milagrosamente sin victimas humanas en este caso.

Screenshot_2017-06-21-16-50-45-1

El buque arenero “Eligio B” de la empresa Blinki S.A.: el suarismo y la intervención en San Fernando trabajando a la par para disminuir la dotación

Quedo demostrado que muchas tragedias son evitables, tan solo cumpliendo y respetando la reglamentación vigente, como casos emblemáticos en el sector arenero, se encuentra el antecedente inmediato del buque “Rio Turbio”, el 12 de mayo de 2012, en el Km. 101 del rio Paraná de las Palmas, 7 tripulantes perdieron la vida al colisionar con el empuje paraguayo “Ava Payagua”, en aquel momento, el “Rio Turbio” operaba con un tripulante menos de la dotación establecida. El 15 de abril de 2016, el buque “Iris” colisiono con el buque de porte “Macheras” a la altura de Atucha en el Km. 158 del Paraná de las Palmas, llevándose la vida de un tripulante del arenero.

Incontables son los accidentes sufridos por los tripulantes producto de las tareas laborales de rutina como consecuencia de la sobrecarga por operar con dotaciones mínimas solo para la navegación, al igual que los accidentes y negligencias frecuentes de varaduras y colisiones menores que no trascienden, siendo ya algo “natural” en la actividad.

La corrupción mata, y en este sentido todo sigue igual, con un agravante para nada menor, con el conocimiento del gobierno y la justicia, como consecuencia de la intervención al SOMU, buques y elementos de seguridad obsoletos, reparaciones parciales, dotaciones disminuidas, violaciones constantes de las reglamentaciones vigentes, control ausente o en muchos casos de “dudosa” profesionalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s