Corrupción for export: Presidente de la ITF un admirador e imitador del “Caballo” Suárez

El Secretario General de ITF Stephen Cotton y el Presidente de ITF Paddy Crumlin

Siempre dijimos que para saber quienes son los socios y cómplices del “Caballo” Suárez solo basta con observar quienes lo defienden e intentan proteger a el y a sus herederos y por ende, los negocios en común.

Así fue como salieron a la luz algunas de las maniobras societarias ilícitas de la ex cúpula del SOMU en conjunto con los Capitanes de Ultramar y el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo en nuestro país.

De igual manera, parte de la plana mayor de la ITF, privilegia los negocios en común con el “Caballo” Suarez por sobre los estafados y olvidados trabajadores marítimos argentinos.

Los buenos tiempos: Omar “Caballo” Suárez, Marcos Castro y Stephen Cotton en la sede del SOMU

Ya mucho hemos profundizado sobre los negocios en común de los que se redituaban Enrique Omar Suarez, Vicepresidente de ITF para America Latina y el Caribe de la Gente de Mar, en conjunto con el ingles Stephen Cotton, Secretario General de ITF y el mexicano Antonio Rodríguez Fritz, de la Regional Rio de Janeiro para América Latina de ITF, la protección y promoción a las banderas de conveniencia en Argentina, Panamá y Paraguay para el cobro de “peajes” destinados a supuestos cursos de capacitación y fundaciones (por ejemplo: Fundación Azul). Incluso cabe destacar que los hechos que culminaron con el primer procesamiento contra el “Caballo” Suárez y otros miembros del SOMU por “entorpecimiento a la navegación y extorsiones” conto con el conocimiento, el aval y la protección del alto mando de la ITF, tal es así, que esta institución internacional se encuentra involucrada por estas maniobras en dicha causa.

¿Hasta donde llegara la investigación judicial? ¿Se profundizara sobre los responsables externos? ¿Hasta donde llega la cadena de mando y complicidades? ¿Acaso algunos de ellos se manifestó sobre la estafa perpetrada contra los trabajadores? ¿Que se declarara en los juicios venideros? Todas estas preguntas evidentemente incomodan a los jerarcas de la ITF, socios de Suárez.

Caballo a la australiana

A traves de las causas judiciales y los motivos que llevaron a Omar “Caballo” Suárez a prisión se puede develar que sus admiradores en el ámbito gremial internacional no solo han sido socios, sino que también conto con imitadores en la metodología. Tal es el caso de Paddy Crumlin, Presidente de ITF y titular de la MUA (Unión Marítima de Australia).

Paddy Crumlin junto a Marcos Castro de Capitanes de Ultramar y el “Caballo” Suárez del SOMU

Paddy Crumlin, por estos días de visita en nuestro país con motivo del Congreso Mundial de ITF de la juventud, realizado en el Sheraton Hotel de Buenos Aires, el martes 27 de marzo y con motivo de la apertura del Congreso, se animo a afirmar ante los presentes que: “…no se entienden los motivos por los que Omar Suarez esta detenido y procesado siendo un trabajador…”

En Australia, el mismo Paddy Crumlin, fue denunciado en su país por amenazar a compañías navieras y offshore con el fin de hacer “contribuciones financieras” y destinadas en su mayoría esos pagos a una fundación dependiente de la propia Unión Marítima Australiana, llamada Empleados de Formación Marítima Limited (METL). Dedicada por ejemplo a brindar cursos de capacitación.

Trade Winds: “Afiliado de ITF señalado en una sonda de corrupción en Aussie”

Las actividades de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) en Australia han sido criticadas en una dura investigación judicial sobre la corrupción sindical.

En el informe de la Comisión Australiana que se hizo público en diciembre de 2015. Fueron señalados el propio secretario nacional de la MUA y el presidente de la ITF, Paddy Crumlin y el jefe de sucursal Chris Cain, como figura central en la obtención de contribuciones de compañías navieras y offshore con el uso de amenazas.

Herald Sun: “Unión Marítima de Australia y $ 1 millón de dolares en “coimas” sobre proyecto de gas

El Comisionado Dyson Heydon destacó en su informe unos 3,2 millones de dólares australianos (2,29 millones de dólares) de las contribuciones de las compañías navieras destinadas a la MUA.

El ex juez de la Corte Suprema Heydon dictaminó que las contribuciones fueron hechas “para asegurar la paz industrial, o para mantener el favor, con el MUA. En algunos casos tuvieron que hacerse repetidamente”.

El informe dice que los aportes en muchos casos eran supuestamente para el financiamiento para mejorar la capacitación marítima en Australia para satisfacer las demandas de la creciente industria de hidrocarburos, pero cuestionó los métodos utilizados para obtenerlos.

Entre los ejemplos se encontraba un “gravamen” de 1 millón de dólares pagado por la empresa italiana Saipem para financiar el equipo de entrenamiento de la MUA, Maritime Employees Training Limited (METL) en 2008 para evitar la interrupción de su proyecto offshore Blacktip y permitir el uso de marinos extranjeros. Cain encabezó las negociaciones -que también involucró a Crumlin- sobre el uso de la tripulación extranjera.

Stephen Cotton y Paddy Crumlin: socios y protectores de los negocios del “Caballo”

Es decir que de esa forma, la empresa Saimpen se aseguro la explotación de remolcadores tripulados por extranjeros debido a una supuesta escasez de tripulación capacitada en Australia, mientras tanto la “contribución” proporcionaría la futura formación para superar la escasez de marinos australianos

Otro caso destacado por el informe es una contribución de AUD $ 300,000 hecha por la compañía holandesa de dragado Van Oord a la campaña electoral del candidato del Partido Laborista Adrian Evans, quien también fue subsecretario de la MUA.

Otras contribuciones hechas, como conferencias de capacitación y patrocinio, vinieron de las compañías de construcción offshore Dredging International y Supura Kencana.

En sus conclusiones, el comisario dijo: “Es una práctica común en la industria marítima para las empresas simplemente acceder a las solicitudes de pagos de la MUA, independientemente de la naturaleza de la solicitud. Parece ser [que] el pago será suficiente para mantener al MUA en juego”.

No obstante, la Comisión Real de Australia, sostuvo que los pagos, no eran hechos de forma completamente voluntaria o legítima y concluyó que “la verdadera motivación para los pagos es hacer la paz laboral con el MUA” y considero que se trata de una “una violación de las normas profesionales”. Y aunque recomendó no establecer cargos provisoriamente, se esperara en el enjuiciamiento una definición de los casos en cuestión.

Las maniobras extorsivas del “Caballo” australiano comenzaron alrededor del año 2008 hasta el 2015. Al igual que nuestro equino local, con la explosión del transporte y el negocio del petróleo y el gas. La metodología utilizada puede verse muy similar, consistente en pedir pagos a empresas destinados a fundaciones y cursos de capacitación, con la excusa de que no existen tripulantes capacitados. Dejando operar así, a embarcaciones con tripulación extranjera.

Por ende, estos dirigentes recaudan en nombre de la organización gremial, destinando esos fondos/coimas a instituciones, de alguna forma relacionadas al gremio, pero independientes de su control y manejo total; a su vez que se “venden” los puestos de trabajo de los marítimos locales a tripulantes extranjeros pertenecientes a las multinacionales.

Toda una declaración de principios y prioridades de estos “representantes” de los trabajadores.

Fuentes: Tradewins News, Fair Play, The Australian, Herald Sun, The West Australian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s