60° aniversario de los fusilamientos de 1956

image

El 9 de junio de 1956 un alzamiento cívico-militar buscó derrotar a la dictadura que un año antes había derrocado al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón. Dirigido por el general Juan José Valle, el levantamiento fracasó, y el gobierno de Pedro Eugenio Aramburu e Isaac Rojas fusiló a gran parte de sus integrantes.

Corría noviembre de 1955. Perón había comenzado su exilio que se prolongaría 17 años. El cadáver de Evita había sido secuestrado de la sede de la CGT donde reposaba, embalsamado. Por ley no se podía nombrar a Evita ni a Perón ni al peronismo, entre otras prohibiciones. Había sido anulada la Constitución de 1949, que daba rango constitucional a los derechos económico-sociales y había miles de presos políticos. Muchos militares peronistas fueron encerrados en el barco vapor-prisión Washington, anclado a varios kilómetros aguas adentro del Puerto de Buenos Aires. Allí estaban castigados y aislados los generales Valle y Tanco, entre otros oficiales. Allí comenzaron a conspirar para diseñar un movimiento que exigía el cese de la persecución al peronismo; la restitución de la Constitución de 1949 y la libertad a los miles de presos políticos. Esa fue la génesis del movimiento que comenzaron a gestar con fuerza en el verano de 1956. Los jefes indiscutidos del movimiento eran los generales Valle y Tanco y oficiales como los coroneles Cogorno, Alcibíades Cortínez, Ricardo Ibazeta y el capitán Jorge Costales, entre otros. 

“Hay un fusilado que vive”, escuchó Rodolfo Walsh seis meses más tarde de ocurridos los fusilamientos en el basural de José León Suárez. Así se iniciaba la investigación periodística que daría a conocer una parte central de los hechos ocurridos el 9 de junio de 1956, cuando tras el fracaso del levantamiento llevado adelante por el general Juan José Valle, contra la dictadura que en 1955 había derrocado al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón, la autoproclamada Revolución Libertadora que conducían el teniente general Pedro Eugenio Aramburu y el Almirante Isaac Francisco Rojas, resuelva ahogar en sangre el levantamiento militar y fusilar a gran parte de sus integrantes. Fusilamientos que fueron realizados violando la irretroactividad de la ley penal.

El general de división Juan José Valle había sido compañero de promoción de Pedro Eugenio Aramburu, ambos habían ingresaron juntos al Colegio Militar, aunque la historia los ubicará posteriormente en las antípodas del proceso político abierto tras la llegada al poder de Juan Domingo Perón. Valle formó parte durante todo el gobierno de Perón de los sectores militares que fueron leales al viejo líder y a la constitución.

image

General Juan Jose Valle

Tras el derrocamiento del gobierno peronista en septiembre de 1955, los generales Valle y Raúl Tanco comienzan a planear, en el barco-cárcel “Washington”, el levantamiento cívico-militar. La fecha elegida es la noche del 9 de junio de 1956. Los alzamientos ocurren en guarniciones de La Plata, Buenos Aires y Santa Rosa. El gobierno de Aramburu y Rojas conoce de los planes, ya que habían sido infiltrados, sin embargo dejan correr el alzamiento calculando con ofrecer luego un “castigo ejemplar”.

En el gran Buenos Aires un grupo de civiles se junta con la excusa de escuchar la pelea de Eduardo Lausse en el Luna Park, el objetivo es poder oír la proclama que los militares conducidos por Valle y Tanco habían preparado. Sin embargo, los planes fracasan, la radio que debía preparase para lanzar la proclama no puede ser instalada.

En la proclama que se pretendía difundir se puede leer: “Como responsables de este Movimiento de Recuperación Nacional, integrado por las Fuerzas Armadas y por la inmensa mayoría del pueblo -del que provienen y al que sirven- declaramos solemnemente que no nos guía otro propósito que el de restablecer la soberanía popular, esencia de nuestras instituciones democráticas, y arrancar a la Nación del caos y la anarquía a que ha sido llevada por una minoría despótica encaramada y sostenida por el terror y la violencia en el poder”.

Los levantamientos en las distintas guarniciones fracasan y los militares que participan, entre 200 y 500, son apresados. Los alzamientos se producen entre las 22 y las 24 horas del día 9 de junio, mientras el gobierno de Aramburu establece a las 0.30 del día siguiente la ley marcial. El ejército y la marina de guerra deciden, contraviniendo todo ordenamiento penal, ejecutar a los responsables de los levantamientos militares de manera retroactiva. Los juicios sumarísimos se comienzan a suceder.

En un basural de José León Suárez son fusilados los civiles que pretendían integrarse al levantamiento militar. La orden corre a cuenta del Coronel Desiderio Fernández Suárez, y del jefe policial de la regional San Martin, Comisario Rodolfo Rodríguez Moreno. De los 12 civiles que se busca fusilar 7 mueren y 5 logran escapar. A ellos les espera una historia de persecuciones, asesinatos y amenazas durante años.

Al ver la violencia con la que actúa la dictadura militar, el general Valle toma la decisión entregarse para evitar un derramamiento de sangre mayor. Rojas y Aramburu deciden que su suerte debe ser la misma que la de los otros 18 militares y 13 civiles asesinados. En la ex Penitenciaria Nacional, ubicada en la Avenida Las Heras, en Capital Federal, Juan José Valle es fusilado la noche del 12 junio. En su última carta le escribe a su ex compañero de armas Pedro Eugenio Aramburu: “Conservo toda mi serenidad ante la muerte. Nuestro fracaso material es un gran triunfo moral. Nuestro levantamiento es una expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo argentino esclavizado. Dirán de nuestro movimiento que era totalitario o comunista y que programábamos matanzas en masa. Mienten. Nuestra proclama radial comenzó por exigir respeto a las Instituciones y templos y personas. En las guarniciones tomadas no sacrificamos un solo hombre de ustedes”.

Decía el General Perón: “La fuerza es el derecho de las bestias”. Es la mejor expresión para calificar a quienes masacraron a civiles indefensos y fusilaron a patriotas.

“El peronismo se ha llenado de mártires y entre ellos no hay un solo hombre que, como nuestros enemigos, pueda ser tildado de asesino con fundamento, como podemos llamarlos a ellos con razón. La sangre generosa de estos compañeros caídos por la infamia “libertadora” será siempre el pedestal de Abel, que los seguirá hasta su tumba, llenándolos de remordimiento y de vergüenza” Juan Domingo Perón

Lista de los muertos por la Revolución Fusiladora

Asesinados en Lanús, simulando fusilamiento
10 de Junio de 1956

• Tte. Coronel José Albino Yrigoyen,
• Capitán Jorge Miguel Costales,
• Dante Hipólito Lugo,
• Clemente Braulio Ros,
• Norberto Ros y
• Osvaldo Alberto Albedro.

Asesinados en los basurales de José León Suárez, disparando por la espalda
10 de junio de 1956

• Carlos Lizaso,
• Nicolás Carranza,
• Francisco Garibotti,
• Vicente Rodríguez y
• Mario Brión

Muertos por la represión en La Plata 10 de junio de 1956

• Carlos Irigoyen,
• Ramón R. Videla y
• Rolando Zanetta.

Fusilados en La Plata 11 y 12 de junio de 1956

• Teniente Coronel Oscar Lorenzo Cogorno,
• Subteniente de Reserva Alberto Abadie

Fusilados en Campo de Mayo 11 de junio de 1956

• Coronel Eduardo Alcibíades Cortines,
• Capitán Néstor Dardo Cano,
• Coronel Ricardo Salomón Ibazeta,
• Capitán Eloy Luis Caro,
• Teniente Primero Jorge Leopoldo Noriega y
• Teniente Primero Maestro de Banda de la Escuela de
• Suboficial Néstor Marcelo Videla

Asesinados en la Escuela de Mecánica del Ejercito 11 de junio de 1956

• Sub Oficial Principal Ernesto Gareca;
• Sub Oficial Principal Miguel Ángel Paolini;
• Cabo Músico José Miguel Rodríguez;
• Sargento Hugo Eladio Quiroga.

Ametrallado en el Automóvil Club Argentino 11 de junio de 1956
(falleció el 13 de junio de 1956 en el Hospital Fernández)

• Miguel Ángel Maurino

Fusilados en la Penitenciaria Nacional de la Av. Las Heras 11 de junio de 1956

• Sargento ayudante Isauro Costa
• Sargento carpintero Luis Pugnetti y
• Sargento músico Luciano Isaías Rojas

Fusilado en la Penitenciaria Nacional de la Av.Las Heras 12 de junio de 1956

• Gral. De División Juan José Valle

Asesinado, simulando suicidio por ahorcamiento, en la Divisional de Lanús,
28 de junio de 1956, donde estuvo detenido desde el 9 de junio de 1956

• Aldo Emil Jofré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s